Los grandes MMO de los 2000 se despiden para siempre, y es duro pensar en decirle adiós a mis juegos favoritos
Reportajes

Los grandes MMO de los 2000 se despiden para siempre, y es duro pensar en decirle adiós a mis juegos favoritos

El videojuego no es algo homogéneo, tampoco lo son los jugadores y los usuarios que día a día pasan horas en sus títulos favoritos. Hay un abanico enorme de géneros, incluso otros suponen una amalgama de ideas y conceptos que han funcionado y se plantean la pregunta de "por qué no funcionará si lo mezclamos". Es un arte espectacular, pero también muy volátil. Si eres usuario de juegos para un jugador, aventuras que una vez completadas su decena de horas —quizá el centenar, si nos vamos a los grandes RPG— os lanzáis a otro proyecto, quizá esto te sea esquivo, pero hay una ansiedad implícita, un sentimiento de "¿qué pasará?" con los MMO y grandes experiencias multijugador.

No hablo de decir adiós de la noche a la mañana, de si consiguen ser llamativos para la comunidad de jugadores o acaban en el anonimato; sino de aquellos juegos con algunos años a sus espaldas que, inevitablemente, un día tendrán que decir adiós, dejando a sus jugadores atrás. Todo vive, todo muere. Los juegos como servicio, los multijugadores y MMO son así: ideas concebidas con una base mínima que se van expandiendo en forma y fondo hasta que un día el estudio de desarrollo decide cerrar para siempre; ya sea por falta de jugadores, dinero o simplemente porque ha llegado a su fin.

Últimamente, he estado pensando en esto, en qué pasará cuando cierre mi juego online favorito y la culpa la tiene la historia que me contó un amigo acerca del cierre de Final Fantasy XIV, al menos su primera versión. Sí, ahondaremos en este tema en otro momento, pero el multijugador masivo de Square Enix no consiguió ser llamativa y cerró para siempre, hasta que resurgió cuál fénix. Aun así, esta es una "suerte" a muchos juegos les es esquiva. Cerrar no implica una nueva oportunidad para muchos proyectos, sino apagar las luces, colgar el sombrero e irse por la puerta sin mirar atrás.

Quizá si mañana dicen adiós EverQuest, Albion Online o Fortnite —tres propuestas diametralmente opuestas y con más de un lustro de vida— puede que a muchos no les quite el sueño, pero hay una importante parte de los jugadores que sí. Los títulos multijugador, sobre todo aquellos MMO, se nutren y viven de las experiencias creadas durante años dentro de sus servidores. Es mucho más fácil sentir esos lazos de unión con amigos, conocidos o gente que solo ves en estos videojuegos si hablamos de multijugadores masivos por la enorme interacción con el mundo del juego y las posibilidades de este. Aun así, los juegos online más arquetípicos, con partidas multijugador que empiezan y acaban en un margen de escasos minutos, crean potentes comunidades y estos jugadores también sienten la pena al decir adiós.

Mmo Tera Cierre
Tera, un MMO con más de una década, cerrará este junio para siempre

Por ello, esa ansiedad —permitidme cierto dramatismo— ha ido creciendo con aquellos juegos a los que más horas he invertido y que más tiempo tienen a sus espaldas. Hace años ésto era algo que pasaba por alto. Salía un nuevo MMO y no tenía problema en probarlo, exprimirlo y seguir a otra cosa. Hoy en día la situación parece diferente. Parte de eso lo achaco a que como persona he crecido y ya no veo ciertos juegos como experiencias en las que "invertir horas"; quizá también porque el videojuego ha evolucionado con nosotros. Con esto quiero decir que ahora he hecho más importante una realidad que me era esquiva hace años: la del cierre inevitable del juego que adoro en algún momento.

Ante el cierre, muchas comunidades, como la de City of Heroes o Matrix Online, se agolparon a protestar en sus servidores

Obviamente, intento no pensar en la idea del "tiempo invertido". A pesar de que en ocasiones me surge ese Pepito Grillo malintencionado, esa vocecita que me dice "puede que inviertas tiempo en algo que tiene fecha de caducidad", lo intento disipar de mi mente. Para eso jugamos, ¿no? Para divertirnos, abstraernos del mundo que nos rodea y pasar un rato entretenido; al fin y al cabo es lo que nos gusta hacer. Aun así, Apex Legends —uno de los juegos online a los que más horas he echado recientemente— algún día dará con la horma de su zapato y Electronic Arts decida darle sepultura, y no podré hacer nada para evitarlo, tampoco habrá más opción una vez alguien apriete el botón.

Tengo la sensación de que esa forma de ver el adiós se siente menos "viva" ahora. La industria ha convertido los juegos multijugador en títulos de consumo rápido. Sabemos que si cierra Warzone o el mismo Apex Legends antes mencionado, ni Activision o EA tendrán problema en sacar adelante otro, pero eso no cambia lo que una vez significaron para nosotros. La respuesta de la comunidad ante esto es, ante todo, curiosa. Muchos ni siquiera dan una oportunidad a juegos con años a sus espaldas por "miedo", quizá pereza, ante un cierre no muy lejos en el tiempo; otros, sin embargo, aquellos que vivieron el boom de los MMO en los 2000, piensan en esto constantemente y es que muchos ya han visto más de un juego cerrar para siempre, y todo lo que ello conlleva.

Por ejemplo, uno de los casos que más he leído estos días fue el de City of Heroes. La comunidad recibió una pequeña advertencia del posible cierre, y muchos regresaron para realizar vigilias con antorchas —lo digo de forma completamente literal— para protestar por la desaparición; hubo muchas despedidas y confesiones emocionales de grupos de amigos que una vez digan adiós al juego es muy probable que no vuelvan a hablar. Finalmente, NCSoft cerró y eliminó los foros en el momento en que el juego dejó de funcionar, lo que fracturó la comunidad que se había formado.

Esto puede generar un enorme rechazo hacia el futuro y una sensación de soledad por parte del jugador. Ya no hablamos de las horas invertidas, sino el hecho de que tu refugio, tu lugar donde conversabas o tenías amigos; donde pasabas horas disfrutando de tu hobby, ha desaparecido. Por eso, este discurso no es exclusivamente acerca del MMO. Destiny 2 no se podría considerar como tal, y sé de buena tinta que si cierra, mi amigo y compañero aquí en 3DJuegosPC Mario sentirá vértigo con lo que vendría después; mi querido Iván Lerner, por otro lado, sentirá lo mismo una vez diga adiós a Final Fantasy XIV.

Yo, mientras tanto, si cierra alguno de los títulos que juego actualmente, puede que no sienta lo mismo, pero no por ello su forma de percibirlo es inferior a la mía. Una vez que has pasado por el cierre de un juego online, creo que ganas perspectiva. Haces el esfuerzo personal de mantener en mente lo que te importa, pero sabes que, como cualquier otra cosa, puede desaparecer repentinamente de todos modos.

Temas
Inicio