Monitores 4K para jugar: ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones

Monitores 4K para jugar: ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones
Sin comentarios

Hemos comentado en más de una ocasión que el monitor es uno de los periféricos más importantes de cualquier setup gaming. E incluso aunque no vayamos a jugar en él, puesto que es el dispositivo que se encarga de representar todas las imágenes que genera nuestro equipo, ya sea mientras jugamos o no. Es por ello que aquí debemos escatimar lo mínimo posible y hacernos con un modelo que se ajuste al máximo a nuestras necesidades y exigencias.

En lo que a monitores gaming se refiere existen muchísimas alternativas en el mercado, donde entran en juego características tan dispares como tamaño de pantalla, frecuencia de actualización, tiempo de respuesta, tecnología del panel, resolución y un larguísimo etcétera. Y es precisamente este último aspecto en el que vamos a ahondar a continuación.

La resolución va estrechamente ligada a la diagonal de pantalla de cada monitor, así como a la gráfica con que debemos contar para obtener un buen desempeño en juegos. Y aunque a día de hoy el Full HD (1.920 x 1.080) sigue siendo la resolución más extendida cuando se trata de jugar, el 4K va ganando terreno poco a poco y, cada vez más, está presente en más setups gaming.

Tanto es así, que las consolas de última generación, así como buena parte de las gráficas de última hornada de NVIDIA y AMD han apostado fuerte por el Ultra HD. De modo que hoy en día se hace más necesario que nunca contar con un monitor 4K si queremos aprovechar todo el potencial de estas piezas de hardware.

Pero hacerse con un monitor 4K, como sucede con prácticamente cualquier otro componente o periférico gaming, no es tarea sencilla; debemos tener en cuenta una serie de aspectos para que nuestra compra resulte lo más equilibrada posible entre rendimiento y coste. Así que vamos a repasar qué tener en cuenta a la hora de comprar un monitor 4K para jugar y, a continuación, conoceremos algunos de los modelos más interesantes que encontramos en el mercado en la actualidad.

Monitores 4K: aspectos a tener en cuenta al comprar uno

Monitor 02

Existe una serie de características que deberíamos tener en cuenta a la hora de abordar la compra de un monitor 4K para que nuestra experiencia de juego no se vea condicionada, negativamente, por una mala elección. Aunque esto es algo extensible al resto de monitores, claro. Pero nos centraremos únicamente en modelos 4K.

Tecnología del panel

En lo que respecta a monitores 4K, como con el resto de estos periféricos, encontramos diferentes tecnologías de fabricación. Básicamente, podríamos resumirlas en tres: TN, VA e IPS. Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes y no existe una opción perfecta; dependiendo de los usos de cada jugador se aconseja una u otra.

Los TN presentan un tiempo de respuesta ínfimo, una representación de colores peor que los demás tipos y unos ángulos de visión bastante escasos. A cambio de resultar más baratos. Los monitores TN son ideales para títulos competitivos donde el ghosting debe de minimizarse cuanto sea posible, motivo por el que muchos jugadores de e-sports se decantan por ellos.

Los IPS estarían en el lado opuesto de la balanza. Presentan unos colores mucho más vivos, y unos geniales ángulos de visión. Pero, por contra, son más caros y cuentan con tiempos de respuesta superiores. Si somos jugadores de títulos triple A sin pretensiones competitivas, y nuestro presupuesto nos lo permite, un monitor IPS es una buena opción de compra.

Y a caballo entre estos dos tipos de paneles se encuentra el VA. Por norma general, tienen mayores ángulos de visión que los TN aunque peores tiempos de respuesta. Y una peor representación de colores que los IPS a cambio del mejor contraste de todos. Se trata de paneles muy equilibrados para uso mixto y a precios interesantes.

Monitor 03

Tiempo de respuesta y frecuencia de actualización

Acabamos de hacer referencia al ghosting, y este efecto está íntimamente relacionado con el tiempo de respuesta. Esto se refiere al tiempo que tardan los píxeles en cambiar de color, y cuanto más reducido sea, mejor. Así, lo ideal es contar con un tiempo de respuesta de 1 milisegundo, pero si nos movemos en valores hasta un máximo de 5 milisegundos no tendremos problemas.

A esto hay que sumarle la frecuencia de actualización, que no es más que la cantidad de hercios con que cuente el monitor. A más hercios, más fotogramas por segundo será capaz de representar la pantalla y mayor fluidez notaremos mientras jugamos. En este sentido, mientras que anteriormente el estándar estaba en los 60 Hz, hoy en día lo más habitual es ver monitores con 144 Hz y, en ocasiones, mucho más.

Potencia de la tarjeta gráfica y resto del equipo

Pero claro, de nada no sirve contar con un monitor 4K con la mejor de las prestaciones y una altísima frecuencia de actualización si luego nuestro PC gaming no está a la altura. Siempre hay que buscar un equilibrio entre ambos dispositivos, y esto es algo que se hace más necesario que nunca cuando nos movemos dentro del terreno del 4K.

Nos referimos a que para mover un juego a 4K, sobre todo los más recientes, es necesario contar con un hardware potente. Y si encima queremos superar la barrera de los 60 FPS, mucho más. Así que si poseemos alguna de las gráficas más potentes que fueron lanzadas al mercado recientemente (de las que no hay apenas stock), como las RTX 3080, 3080 Ti o 3090, no sería mala idea contar con un monitor 4K de más de 60 Hz. Pero si no, uno de 60 Hz o, como mucho, de 75 Hz será una compra mucho más acertada.

Monitor 04

Tamaño de la pantalla

También juega un papel importante el tamaño de pantalla que elijamos. Porque la relación entre diagonal y resolución hace que cambie la densidad de píxeles por pulgadas. Lo que se traduce en una mayor o menor definición y nitidez de los contornos, ya sea mientras jugamos como mientras usamos el PC para otros menesteres. A lo que hay que sumarle la distancia a la que nos situemos respecto al monitor.

Y aunque esto no es algo determinante, sino que varía en función de los gustos de cada cual, se suele decir que para aprovechar al máximo la densidad de píxeles por pulgadas en cada resolución podríamos dividir las diferentes opciones en tres tramos: hasta 24 pulgadas, resolución Full HD; entre 24 y 27 pulgadas, 1440p; y más de 27 pulgadas, 4K. Aunque, como decimos, eso no quita que podamos encontrarnos a gusto con un monitor de por ejemplo 24 pulgadas con resolución 4K.

Compatibilidad con FreeSync y/o G-Sync

Por último, un añadido tremendamente gaming que cada vez está presente en más monitores del mercado, que no es imprescindible pero que se agradece tener es de la sincronización variable de la tasa de refresco. Dicho de otro modo: FreeSync de AMD y G-Sync de NVIDIA. Estas tecnologías permiten sincronizar en tiempo real los hercios de la pantalla con los fotogramas por segundo del juego, y las encontramos en la mayoría de modelos actualmente.

Esto supone acabar con el molesto tearing mientras jugamos, además de ofrecernos una mayor fluidez. Y aunque, como decimos, no son indispensables, nunca está de más contar con ellas. Así que en pleno 2021 deberíamos fijarnos si el monitor al que hayamos echado el ojo cuenta o no con ellas.

Monitores 4K: modelos recomendados

BenQ EL2870U

monitor

Aunque es cierto que dar el salto a una resolución superior, como es el caso del 4K, suele estar asociado a un incremento de precio, no todos los modelos que encontramos en el mercado son caros. Y para ejemplo este BenQ que cuesta sólo 278,99 euros, siendo uno de los más económicos. Se trata de un modelo gaming de 28 pulgadas, 60 Hz, 1 milisegundo y añadidos tan interesantes como HDR y FreeSync.

BenQ EL2870U - Monitor Gaming de 28" 4K UHD (3840x2160, 1ms, 60Hz, 2x HDMI, Modo HDR, Fre-Sync, DisplayPort, Altavoces, Eye-Care, Sensor Brillo Inteligente Plus, Flicker-free), Negro

Samsung U28E590D

monitor

Por debajo de la barrera de los 300 euros encontramos más monitores 4K interesantes, como este Samsung que cuenta con un precio de 280,90 euros. También de 28 pulgadas, monta un panel TN y cuenta con una frecuencia de actualización de 60 Hz. Eso sí, este modelo no incorpora altavoces.

Samsung U28E590D - Monitor para PC Desktop de 28" (3840 x 2160 Pixeles, LED, 4K Ultra HD, TN, 3840 x 2160, 1000:1), color negro y gris

LG 27UL650-W

monitor

También por menos de 300 euros, aunque rozando dicha cifra (299,98 euros) se encuentra este monitor de LG. Monta un panel IPS de 27 pulgadas, lo que arroja una gran densidad de píxeles por pulgada y una gran representación de los colores. Su frecuencia de actualización se mantiene en los 60 Hz y su tiempo de respuesta en 5 ms. Además, es una de las opciones de compra preferidas de los usuarios.

LG 27UL650-W - Monitor 4K UHD de 68,6 cm (27") con Panel IPS (3840 x 2160 píxeles, 16:9, 350 cd/m², sRGB >99%, 1000:1, 5 ms, 60 Hz) Color Plata y Blanco

Asus TUF Gaming VG289Q1A

monitor

Por un poco más (333,95 euros) se encuentra este modelo de Asus TUF. Al igual que el de arriba, se decanta por la tecnología IPS y 60 Hz. Pero también incorpora HDR 10, AMD FreeSync y una diagonal de 28 pulgadas. Cuenta con unas excelentes valoraciones y es una muy buena opción en relación calidad precio.

Monitor de Gaming ASUS TUF Gaming VG289Q1A: 28 pulgadas, UHD 4K (3840x2160), IPS, DCI-P3 , Adaptive-Sync, FreeSync, HDR 10

BenQ EW3270U

monitor

Damos un salto de pulgadas con este BenQ de nada menos que 32 por 438 euros. Resulta ideal para quienes prioricen pantallas grandes y no quieran gastarse demasiado. Este modelo en concreto monta un panel VA de 60 Hz con un tiempo de respuesta de 4 milisegundos. Además, incorpora altavoces, FreeSync y HDR.

BenQ EW3270U - Monitor para entretenimiento de vídeo de 32" 4K UHD (3840x2160, 4ms, 60Hz, 2x HDMI, VA, 95% DCI-P3, FreeSync, Modo HDR, Brillo Inteligente Plus, DP, USB-C, altavoces, Eye-care) - Gris

BenQ EW3280U

monitor

Por más de 600 euros (645,17 euros) encontramos otro BenQ. Como vemos, esta marca cuenta en su catálogo con una gran cantidad de alternativas para el 4K. También se trata de un monitor de 32 pulgadas y 60 Hz. El tiempo de respuesta, no obstante, asciende un milisegundo y se queda en 5. Pero también incorpora FreeSync y altavoces. E incluso mando a distancia.

BenQ EW3280U - Monitor de 32" 4K UHD (3840x2160, 5 ms, 60 Hz, HDMI, USB-C, DCI-P3, HDR 400, Altavoces, Mando a Distancia, FreeSync) - Marron / Negro metálico

BenQ PD3200U

monitor

Otro BenQ más para la lista, en esta ocasión por casi 700 euros (691,50 euros). Con una representación del 100% del sRGB, se trata de un modelo ideal para diseñadores y creativos. Pero eso no quita que sea una excelente opción para jugar. Es de 32 pulgadas, IPS, con 60 Hz y un tiempo de respuesta de 4 milisegundos.

BenQ PD3200U - Monitor Profesional para Diseñadores de 32" 4K UHD (3840x2160, IPS, 100%Rec.709/sRGB, CAD/CAM, Hotkey Puk, HDMI, DP, USB, Altura Ajustable, Eye-care, antireflejos) - Negro /Gris

Philips 436M6VBPAB/00

monitor

Nos acercamos al final con un excelente (y caro) monitor de Philips, por un precio de 731,06 euros. Con nada menos que 43 pulgadas, es uno de los monitores gaming 4K más grandes que encontramos y una gran opción para setups espaciosos. Tiene una frecuencia de actualización de 60 Hz y un tiempo de respuesta de 4 milisegundos, así como la tecnología AdaptiveSync.

Philips Monitors 436M6VBPAB/00- 43" UHD 4K, 60Hz, MVA, Adaptive Sync (3840x2160, 720 cd/m, HDMI 1x2.0, Displayport 1x1.4)"

ASUS ROG Strix XG438Q

monitor

Por último, y a un precio muy a tener en cuenta de 1.834,42 euros llegamos al final de la lista con este Asus ROG Strix de 43 pulgadas. Se trata de uno de los monitores 4K más completos del mercado y, ahora sí, damos el salto a los 120 Hz (aunque pocas tarjetas gráficas son capaces de mantener esa tasa de FPS a 2.160p). Cuenta con FreeSync Premium Pro, HDR 600 y 4 milisegundos.

ASUS ROG Strix XG438Q - Monitor Gaming de 43'' 4K (3840x2160, 16:9, 120 Hz, 4 ms, Freesync Premium Pro, HDR 600, USB, DVI, Displayport, HDMI) Negro

Temas
Comentarios cerrados
Inicio