Análisis Razer DeathAdder V3 Pro: el ratón gaming más popular de la compañía se vuelve exponencialmente más cómodo
Ratones

Análisis Razer DeathAdder V3 Pro: el ratón gaming más popular de la compañía se vuelve exponencialmente más cómodo

Llevo unos días jugando con el Razer DeathAdder V3 Pro, enésima revisión del ratón más popular del fabricante de verde —atendiendo a la reputación de la marca, ya es decir— y francamente, me siento algo confundido: apenas unos meses atrás, consideraba que el Viper V2 Pro tenía todo lo necesario para llevarse el título de "mejor ratón gaming del 2022" pero si ponemos los dos en una balanza, diría que están tan equilibrados que es más bien una cuestión de preferencias. La pregunta no es cuál es mejor, sino cuál encaja mejor en tu mano... y hasta qué punto la competencia puede igualar sus puntos fuertes.

Atendiendo a la nota de prensa que acompaña al producto, los autores del DeathAdder V3 Pro comentan (con algo más de florituras que un servidor) que el ratón que nos atañe acumula tres puntos fuertes: peso, ergonomía y tecnología top. Siendo honestos, no se puede decir que sea mentira; han acoplado prácticamente la totalidad de características punteras que tenían a su alcance, desde el sensor Focus Pro 30 000K hasta las optimizaciones de peso que tanto se piden en la escena profesional, pasando por la compatibilidad con el adaptador de Hyper Polling que se vende por separado para subir de 1000 Hz a 4000 Hz.

Pero si nos quedamos con lo estrictamente nuevo, entonces el protagonismo se lo lleva el factor de forma: el Razer DeathAdder V3 Pro tiene lo mejor del agarre del Basilisk V3, pero con la mitad de gramos y un futuro más que evidente en la escena competitiva. Así que, dentro del catálogo de la compañía, su rol es el de ofrecer alternativas para el factor de forma del Viper V2 Pro; si bien a un nivel estrictamente funcional es lo mismo que aquel. ¿Significa eso que sea un ratón "inferior" o que debas pasar de él? Qué va. Es cuestión de tener claras tus opciones.

Una cuestión de ergonomía

A pesar de que el mundillo del hardware de PC se está renovando constantemente, de alguna forma la línea DeathAdder ha logrado sobrevivir al tiempo como uno de esos clásicos intemporales que siguen dando guerra pase lo que pase. Una especie de leyenda viva que se ha reinventado hasta el infinito a estas alturas. Debo reconocer que nunca fui uno de sus devotos —el último que tuve fue el DeathAdder Elite que salió allá por el 2017 para conmemorar el lanzamiento de Destiny 2 en PC, así que si lo comparo con el modelo más reciente que existe, no puedo evitar sentir que ha cambiado muchísimo (a mejor) en todos los sentidos. Y el factor de forma es el más evidente de todos. Cómodo como él solo.

El chasis del DeathAdder V3 Pro se siente muy diferente al de sus predecesores: Razer ha revisado el tamaño de MB1 y MB2, manteniendo paralelamente la filosofía de diseño de los botones laterales; tres cuartos de lo mismo pasa con la idea de que el frente izquierdo del periférico debería ser algo más alto que el derecho. Mismos principios de siempre, pero resultados bastante superiores. Al sostenerlo (solo apto para usuarios diestros, eso sí) el dedo meñique descansa sobre una superficie más extendida que en el pasado, el pulgar tiene MB4 y MB5 más al alcance y la palma de la mano ahora va ligeramente inclinada hacia la derecha en lugar de repartirse de forma homogénea por el chasis.

Razer DeathAdder V3 Pro

Es un ratón genial, pero piensa también en sus muchos competidores

Todo eso está genial. A nivel personal, diría que es el ratón gaming más cómodo que he usado, en parte por lo increíblemente ligero que es; pero antes de lanzarte a por él te recomendaría echarle un vistazo primero al también reciente Razer Viper V2 Pro (insisto, tiene las mismas prestaciones) que tiene un perfil más bajo, por si es lo que prefieres; e incluso a otros rivales, porque el Logitech Pro X Superlight tiene un MSRP 50 euros más barato y está bastante parejo en cuanto a rendimiento. Hablaremos de ese asunto en breve, pero mientras tanto aquí tienes un pequeño resumen de las impresiones iniciales del diseño de este ratón.

  • El factor de forma es similar al de esta línea, pero más ergonómico.
  • Solo pesa 63 gramos (sin cable), un ~25% menos que el DeathAdder V2 Pro.
  • Concebido como una alternativa al Viper V2 Pro, con la misma funcionalidad.
  • Las plantillas antideslizantes ahora son 100% opcionales (gracias, Razer) y además de los laterales, también se pueden colocar sobre MB1 y MB2.
  • Un manejo más que agradable: lleva los switches ópticos de 3ª generación.
  • Ha perdido dos botones en el lateral derecho frente al DeathAdder V2 Pro.

Un rendimiento más que loable

Si llevas tiempo leyendo análisis de hardware en 3DJuegos PC, seguramente hayas observado que soy un gran fan del sensor Focus Pro 30K. No creo que nadie necesite ese nivel de respuesta —entre 4200 y 5500 de DPI debería ser más que suficiente— pero un 99,8% de precisión de resolución es bastante apetitoso para cualquiera. La web oficial lista algunas virtudes adicionales, como la posibilidad de funcionar a la perfección en superficies de cristal de al menos 2mm de grosor. Aquí, la cuestión es quién no juega en una alfombrilla dedicada, tal vez por eso de no dejar huella en la mesa.

Razer DeathAdder V3 Pro

Pero a la hora de la verdad, lo que importa es que el ratón se sienta ligero, cómodo y sensible. Cumple de sobra en ese sentido, igual que su alternativa más directa (el Viper V2 Pro) con el plus de ergonomía que viene dado por su nuevo chasis. También tiene sus pegas, ojo: para empezar, el DeathAdder V2 Pro contaba con dos botones laterales en el margen derecho que no están presentes en su revisión. ¿Está justificado? Creo que sí, porque a fin de cuentas es un producto muy enfocado en la escena competitiva y ahí la mayoría de shooters no requieren de una cantidad de vinculaciones de teclas anormalmente grande. Sigue siendo preferible la reducción de peso, pero no deja de tratarse de una limitación respecto a un modelo pretérito.

He estado usando el DeathAdder V3 Pro en múltiples juegos, y aunque personalmente no me ha gustado tanto como el mucho más personalizable Basilisk V3 Pro en MMO como Guild Wars 2 o Final Fantasy XIV, sí que ha cumplido de sobra mis expectativas en shooters como Destiny 2 u Overwatch. Creo que si eres de esos que adora competir en CS:GO, League, DOTA 2 o Valorant, tienes motivos de sobra para querer un ratón como este —a sabiendas de que tiene rivales clave en el mercado como el  Logitech GPX.

Por otro lado, es también una pena que Razer nos haga pasar por caja una segunda vez para conseguir el dongle inalámbrico de Hyper Polling para sacar partido a los 4000 Hz de sensibilidad, especialmente viniendo de un desembolso de casi 200 euros. No es en absoluto un paso necesario, pero no tenerlo ahí sienta un poco como un jarro de agua fría. Luego está el hecho de que si terminas haciéndote con el accesorio de marras, entonces la batería del ratón baja de 90 horas a 24 h: es el precio que tiene refrescar la ubicación del hardware cuatro veces más rápido de lo normal.

Conclusiones y recomendaciones

¿Cómo de bueno es el Razer DeathAdder V3 Pro? Pues exactamente igual de bueno que el Viper V2 Pro, porque las "tripas" del ratón son las mismas. De hecho, también cuenta con el mismo número de botones (dos menos que los que llevaba el DeathAdder V2 Pro) y no lleva la rueda HyperScroll de otros modelos más pesados de la compañía. Pero incluso con esas pegas, sigue siendo un ratón fantástico. Creo que tiene el peso y el factor de forma ideal para el público más competitivo o volcado en juegos de acción —no es exactamente un todoterreno, pero sí es un monstruo en su campo. Uno que, como prácticamente cada producto del catálogo del fabricante, no es para todos los bolsillos.

Temas
Inicio
Inicio