Me enamoré de El Señor de los Anillos por las películas, pero fue este juego el que me animó a leer los libros

Me enamoré de El Señor de los Anillos por las películas, pero fue este juego el que me animó a leer los libros
2 comentarios

El Señor de los Anillos, la emocionante adaptación que Peter Jackson, su mujer Fran Walsh y el productor Barrie Osborne trajeron al séptimo arte entre 2001 y 2003 —con una producción que comenzó en 1997— marcó un antes y un después para muchos. La épica que alcanzó la obra de Jackson sorprendió a propios y extraños como uno de los festivales de pura emoción cinematográfica que trascendió generaciones y, curiosamente, en el videojuego se dejó plasmar esa misma artesanía fantástica.

Hoy no vengo a hablar de las películas, sería algo ilógico en un medio como 3DJuegos PC. Aun así, con el estreno de Los Anillos de Poder, la traslación de esa misma épica de la Alta Fantasía medieval de ESDLA a la pequeña pantalla, he querido recordar casi 20 años después El Retorno del Rey. ¿El mejor juego de una adaptación? Sin duda. ¿Un buen hack and slash de hace 3 generaciones? Podríamos llamarlo así. Lejos de esto, para mi esconde algo más, y es que en sus ansias por alejarse ligeramente de su homónima versión en el cine, me animó a leer un universo que aún a día de hoy guardo en mi corazón con mucho amor.

Todo comenzó con una palabra...

Y esa palabra fue: Valar. En el primer capítulo del juego, pasado el tutorial que enlaza Las Dos Torres y El Retorno del Rey con la batalla en el Abismo de Helm como protagonista, Gandalf menciona en Fangorn lo siguiente: "Que Valar os proteja". Por aquel entonces, y aunque no pude ver la trilogía del cine, sí quemé los VHS de las cintas y me llegué a aprender los diálogos. No pasaba un mes sin que las viera, y los "detrás de las cámaras" me deleitaban casi tanto como las películas. Pero nunca escuché la palabra Valar.

Aquí empezó todo. Empezó mi curiosidad. Los Valar son, a efectos prácticos, los dioses del universo de Tolkien, los que veneran y protegen Arda —el planeta—. Entiendo que quizá hubo un problema en la traducción y se perdió el artículo "los" ya que estos seres no son sino un panteón de quince "dioses" primigenios pertenecientes a Ilúvatar, el todo. Un concepto ajeno a mi yo de 10 años. ¿Qué es un Valar? ¿Qué es Valar? El Retorno del Rey de EA Games no sabía lo que había hecho, implantó una semilla de la curiosidad que creció en un enorme amor por la fantasía medieval de Tolkien.

El Senor De Los Anillos Juego

El acceso a internet era lo que era por aquel entonces, pero conseguí entrar a un añejo buscador de la red y, en ese preciso instante, todo explotó. Para mi, El Señor de los Anillos no era más que un escenario de lucha entre el bien y el mal. Conocía los libros, pero gente cercana a mi que los había leído, estaban maravillados por su adaptación, por lo que supuse que no haría falta leerlos. Estos escondían algo más, algo mucho más grande. Esa manida lucha entre la luz y la oscuridad escondía una mitología rica, vasta, de dioses, seres ancestrales y la oscuridad como mayor enemigo del mundo.

Su objetivo fue acercarnos a los libros, no tengo dudas

Cuanto más leía la trilogía de novelas, más me daba cuenta no solo del excelso trabajo de Tolkien, sino cómo podían vivir ambas obras en paralelo, retroalimentándose unas con otras. Pero hubo algo que me escamó, el videojuego. En 2006, con Eragon, Harry Potter o Narnia en el mercado, había asumido que las adaptaciones no eran más que calcos con pequeñas salidas de tono porque, bueno, es un videojuego y hay que llenar horas. El Retorno del Rey fue diferente y me hizo apreciarlo como una expansión de lo ya conocido por el espectador que nunca se había atrevido a dar el salto al libro. Casi una excusa para hacerlo, mi excusa y seguro que la de muchos.

Gandalf, en la introducción, adelanta que su plan desde el principio era llevar la guerra a Minas Tirith y Gondor. Sabía que Frodo y Sam tendrían que continuar un camino paralelo y el mago sabía que había que crear una distracción, una guerra. Independientemente de quién muriese, Frodo debía llegar. En el cine todo se "reduce" a una sucesión lógica de eventos, no a un plan urdido meses antes demostrando la personalidad grisácea de Gandalf bajo la máxima de "el sacrificio por el fin último"; una maravilla. Pero esto fue a más con el juego. La misión de La Puerta Sur, inexplorada y desaparecida de la película, nos deja ver Rammas Echor, la arquitectónica muralla que protege Minas Tirith del exterior y acota los campos del Pelennor. Una espectacular batalla en las de los Fuertes de la Explanada que da una mayor cohesión al asalto del Rey Brujo a la ciudadela de Gondor y capital provisional.

La Boca de Sauron es otro de esos añadidos que mi mente no procesaba sin leer el libro o sin acceso a la versión extendida de las cintas —que no llegó hasta años después—. Una de mis secuencias favoritas en la película quedó eliminado por completo. Este personaje, de suma importancia en el transcurso de la batalla en la Puerta Negra, tuvo su mini-capítulo en el juego, buscando aportar algo más de lo ya visto aunque fuera en un "coliseo" como jefe final; y aún con todo, El Retorno del Rey mantenía el tipo. El Sendero de los Muertos, responde al interés de "hay que matar a todo en el videojuego", pero aún con eso, pudimos deleitarnos de un pasaje casi inexplorado en el cine con varios minutos de juego en él.

El Senor De Los Anillos Boca De Sauron

¿Mejor adaptación o un borrador extenso?

Durante mucho tiempo llegué a pensar que El Retorno del Rey era incluso mejor adaptación que su homónima en el cine. Acerca al jugador al mundo de Tolkien de una manera en la que Jackson no quiso. La fantasía es inherente a este mundo, pero el director neozelandés lo diluyó y primó la épica. No es malo, de nuevo, son dos versiones que coexisten sin hacerse sombra ninguna de ellas; no lo necesitan, son independientes la una de la otra. El caso del videojuego es más un borrador extenso, incluso una segunda versión extendida de la cinta, si me lo permitís.

Temas
Inicio