Análisis del Genesis Xenon 800: un ratón excelente con aspiraciones altas para su compañía
Ratones

Análisis del Genesis Xenon 800: un ratón excelente con aspiraciones altas para su compañía

El mercado de los periféricos para jugadores es fiero y muy competitivo, con una cantidad de opciones casi absurda para el usuario. Tal vez por ello, es habitual no ver más allá de las opciones brindadas por las grandes marcas a la hora de conseguir un nuevo periférico; más aún si cabe si dicho periférico resulta ser un ratón, uno de los mercados más activos.

Sin embargo, de hacerlo nos dejaremos atrás opciones realmente interesantes, ya sea por lo especial de su propuesta, o simplemente por su valor intrínseco dado su precio.

Este es el caso de Genesis Gaming, una compañía con una interesante propuesta de gama media, y del Xenon 800, su último ratón de escritorio, que es el protagonista del análisis que estáis leyendo ahora mismo. Un modelo que destaca por sus pretensiones en diferentes espacios, y por su capacidad de configuración.

El Xenon 800 por fuera

Genesis no es una marca que compita por diferenciación en gamas altas, sino que se han caracterizado, tradicionalmente, por ofrecer soluciones económicas sólidas de gama media e inferiores. Una tónica que se rompe con el Xenon 800, uno de los primeros pasos de la compañía hacia una propuesta más elevada dentro del mundillo, una que compita contra modelos como el DeathAdder de Razer o el G403 de Logitech.

Xenon800

Esto es algo que nos queda claro desde el mismo momento en el que sacamos de la caja el periférico de Genesis y lo agarramos con nuestra mano, para encontrarnos así con un ratón relativamente voluminoso, con un factor de forma ergonómico derivado del popular Zowie FK-2, pero con chasis perforado fabricado en plástico ABS al que he encontrado rígido y con buena densidad.

Esta combinación le otorga al ratón cierta firmeza en la mano sin comprometer el peso de este de forma excesiva, rondando los 58-59 gramos con cable.

Un chasis excelente

A este chasis firme se le unen una serie de 6 botones programables (vía software propio) que le dan un extra de control al modelo, aunque nada fuera de lo habitual dentro de su gama. Estos botones, así como los del clic del ratón, están fabricados por Omron, una opción firme y muy extendida.

Xenon800 2

Lo que sí que está fuera de lo habitual es la capacidad de configuración de este modelo, cuyo chasis podemos abrir con facilidad para introducir cualquiera de las 12 pesas incluidas, que sacrifican algo de movilidad para ofrecer una mejor estabilidad en la parte baja del ratón, un problema habitual en los ratones de chasis perforado, que este modelo solventa así.

El Xenon 800 por dentro

Dando un salto a las entrañas del modelo, nos encontramos con el sensor PMW 3389 de PixArt, un sensor de altas prestaciones muy popular entre ratones de gama media-alta que le otorgan a este modelo una experiencia de uso sin ningún tipo de fallo apreciable, un prerrequisito para cualquier ratón que aspire a ser usado de forma intensiva.

Xenon 800

La base del modelo, con Pads de deslizamiento de teflón, no destacan especialmente en cuanto a tamaño, pero sorprende encontrarnos este tipo de extras en un modelo de una compañía que hace relativamente poco que ha entrado en el sector de los ratones de competición de gama media-alta.

Sensaciones de uso y conclusión

Pasando a uno de los aspectos clave de todo ratón, su factor de forma no sorprende encontrar que, por la naturaleza de su chasis, el Xenon 800 se adapta perfectamente a nuestra mano derecha a la hora de sujetarlo. Si como con el DeathAdder de Razer, o modelos como el Corsair Sabre Pro, no te importa suspender la mano con un gentil giro hacia la derecha, cualquier usuario con un firme agarre de garra, o que pose toda la palma sobre el ratón encontrará que el modelo es cómodo tanto para uso general, como en micro movimientos o ajustes rápidos.

"El factor de forma del modelo, junto a su fantástico sensor, hacen de usarlo una experiencia grata"

Y hablando de movimientos rápidos, creo que es importante comentar la presencia de un cable de estilo Paracord para la conexión del dispositivo. Aunque parezca poca cosa, es uno de los añadidos más interesantes del modelo a nivel de construcción, porque elimina casi completamente el hastío del uso del cable y es una características poco habitual en modelos por debajo de los 50 euros.

Conclusiones sobre el Xenon 800

Para ser sinceros, siendo este el segundo producto de Genesis que pruebo a lo largo de mi corta vida me alegra decir que me encuentro gratamente sorprendido con el Xenon 800. Creo que es un modelo que sabe sacar partido de pequeños extras, como su chasis configurable o la posibilidad de adaptar el peso trasero del ratón, para así diferenciarse de una muy poblada oferta en el rango de los 50 euros, en los que entran modelos muy populares en la actualidad.

Raton Gaming GENESIS Xenon 800 RGB 16000 dpi

Raton Gaming GENESIS Xenon 800 RGB 16000 dpi

La construcción del ratón es firme, con apariciones estelares, como el PMW 3389, y otras tremendamente agradecidas, como los interruptores Omron para la botonera del ratón; pero también es un modelo al que hay que acostumbrarse en mano, dados sus bordes redondeados y buen tamaño. Por suerte, su factor de forma ayuda a esto en buena medida, al ser uno reconocible y que ha demostrado ser cómodo en manos de cientos de miles de jugadores.

"Por su precio creo que es difícil sacarle pegas al modelo, es uno de los más redondos de su gama"

En general, diría que el Xenon 800 es una propuesta atractiva por sí misma, una que podremos adquirir por un precio marginalmente inferior a las propuestas de marcas de mayor envergadura, pero también una que se enfrenta a un problema de volumen cuando observamos la cantidad de opciones disponibles. Cuando hay tantos ratones objetivamente buenos, al final son las pequeñas cosas las que nos empujan hacia una de esas opciones, u otra.

Temas
Inicio