El compositor de DOOM Eternal acusa de mentiroso a su productor ejecutivo, y afirma que intentó sobornarlo
Industria

El compositor de DOOM Eternal acusa de mentiroso a su productor ejecutivo, y afirma que intentó sobornarlo

El drama con la banda sonora de DOOM Eternal vuelve a resurgir 2 años más tarde. En 2020, un productor ejecutivo de Bethesda, Marty Stratton, desveló que la calidad de la música del FPS había sufrido porque Mick Gordon, su compositor, se había saltado varias fechas de entrega, obligando al estudio a trabajar con el material que tenían, mientras iban adaptando lo que les llegaba por parte del músico.

El asunto parecía zanjado, con id Software no volviendo a trabajar más con Gordon, además de haberlo descartado como compositor para el DLC del ambicioso título de disparos, mientras se agradecía la paciencia de los fans y se ofrecían disculpas. Ahora, nos llega la versión del músico, que viene a revolver las aguas alrededor de uno de los videojuegos mejor valorados de los últimos años.

Y es que, a través de una cuenta de Medium creada para el comunicado, Mick Gordon refuta las declaraciones de Stratton, a quien acusa de mentir, manipular e incluso haber intentado sobornarlo para que no hablase al respecto. “Marty Stratton, el director de estudio de id Software, mintió sobre lo que ocurrió con la banda sonora original de DOOM Eternal en un post de Reddit que usaba desinformación para culparme íntegramente de su fracaso. Después, me ofreció un pago de seis cifras para que nunca hablase de ello. La verdad es más importante”, dice el condecorado compositor.

Gordon afirma con rotundidad que la debacle tras la banda sonora del título no culpa suya, y que hay muchas circunstancias que hicieron que no pudiera realizar su trabajo. Por un lado, cuenta que la BSO del juego se anunció sin aviso y cuando a él no se lo había contratado para trabajar en ella. Además, esta no estaba en producción, algo que alega que podría ser considerado ilegal, por ofrecer a los clientes algo que ni existía ni estaba siendo creado en ese momento. Según argumenta, se ligó su nombre a la edición coleccionista y a la banda sonora sin su consentimiento, haciendo que se jugase su propio prestigio si las cosas no llegaban a buen puerto.

Por otro lado, también habla de que graves impagos que llegaron a alargarse durante casi un año, llegando incluso a no pagar por canciones que ya se habían aceptado porque, a posteriori, decidieron no usarse. Esto, además, hizo que el equipo de audio tardase en aprobar las canciones que él ofrecía al equipo de desarrollo, agravando la situación y haciendo que tuviese que recurrir a un crunch extremo durante un año.

Habiendo querido dejar el trabajo, el compositor se vio en una situación imposible, pues dimitir podía significar no cobrar por los servicios prestados los 11 meses anteriores, pero las condiciones estaban poniéndolo en un estado físico y mental grave. Al final, id Software acabó pagándole, por las canciones prometidas que se usaron en el videojuego, pero él había realizado más del doble del trabajo acordado, y esto es algo que luego volvió a ser relevante para el caso.

Doom Eternal

Mick Gordon también afirma que en la BSO, un proyecto separado del desarrollo de DOOM Eternal, se acabaron usando canciones rechazadas por las cuales no se le pagó. Según él, id usó más del doble de lo que abonó, y acusa a la empresa de hacerlo a sabiendas mientras se aprovechaban de su situación. Además, se agrava la situación afirmando que a él no se lo contrató para el proyecto que llevaba su nombre hasta poco antes de la fecha para la cual debería estar terminado.

Esto llevó a una situación complicada en la que el músico tuvo que contactar directamente con Bethesda y se le dijo que el contrato no se podría entregar hasta después de entregar el proyecto final. Todo esto se agravó enormemente por los retrasos y las fechas que exigía la empresa. Al final, pocas horas antes de su fecha límite, Marty Stratton asumió control, exigió todos los archivos de Gordon y delegó el proyecto, el cual fue lanzado con una calidad menor a la esperada, según dice el compositor.

Siguiendo, Gordon habla sobre las conversaciones con Stratton, en las cuales dice que se lo amenazó e increpó, llegando a llamadas violentas en las que se lo acusaba de ser el culpable de los problemas que estaba sufriendo la compañía. Aun así, se alcanzó la conclusión de que habría que lanzar un comunicado conjunto, y que el músico no podría hacer comentarios en público hasta entonces. Ahí es cuando Mick Gordon esperó a que llegase el primer borrador de un comunicado que nunca llegó.

Gordon acusa a Marty Stratton de haberlo manipulado y traicionado para poder publicar una post de Reddit que lo inculpaba de todo. “Estaba horrorizado” afirma el músico, que dice que el post estaba lleno de mentiras y desinformación que contradecían no solo los hechos, sino el mismísimo contrato que habían firmado.

Mick Gordon

Tras esto, llegaron los abogados. El equipo legal de Gordon contactó a id Software, y sus quejas fueron enviadas directamente a Zenimax. La empresa defendió las acciones de Stratton y dijo que, además, no hacía falta pagar por la música no utilizada. Al mostrar Gordon las pruebas de que no se le había pagado lo acordado, que se había usado música sin abonarle lo debido y que se lo había difamado, se le ofreció un acuerdo legal. En este, se le pedía que hiciera una nueva versión de la BSO de DOOM Eternal para pagarle todo lo debido.

Para aceptar esto, el músico exigió que se borrase el post de Reddit con las acusaciones, lo que hizo que el tono diese un giro de 180º y se retirase la oferta, afirmando que estaban dispuestos a llevar la batalla a los tribunales. Tras un tira y afloja, al final llegó la oferta de un nuevo trato que ofrecía una cantidad de dinero de seis cifras a cambio de que Mick aceptara la culpa y responsabilidad de todo lo sucedido de manera unilateral, además de nunca más volver a hablar del tema de manera negativa, cosa a la que se negó.

“Yo nunca abandoné DOOM. Abandoné un cliente tóxico”, sentencia Mick Gordon tras exponer su caso. Afirmando que Marty Stratton quiso destruir su carrera por motivos personales, afirma que elige hablar del asunto por encima de todo, para ajustar las cuentas y no dejarse intimidar por contratos y acciones legales. Lo que esto signifique para el futuro de este compositor, lo veremos próximamente.

Temas
Inicio