Aumenta el rendimiento y el espacio de tu PC gaming con estos SSD: ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones

Aumenta el rendimiento y el espacio de tu PC gaming con estos SSD: ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones
Sin comentarios

Una eterna tarea pendiente de los fabricantes de hardware gaming es la del almacenamiento. Este apartado suele ser de los primeros en los que se suele recortar para abaratar costes, haciendo que probablemente tengamos que solucionarlo nosotros mismos más tarde o más temprano.

Esto se hace algo más complicado en consolas, ya que no tenemos tantas opciones de personalización como sí ocurre dentro del terreno del PC gaming. Y precisamente cuando hablamos de ordenadores y portátiles para juegos, podemos ampliar el espacio con que venía de serie nuestro equipo fácilmente y por un coste relativamente bajo.

Independiente de que seamos usuarios de PC de sobremesa o portátil gaming, si llegamos a ese punto en el que no tenemos más espacio en el que instalar juegos y queremos ampliarlo para seguir engrosando nuestra biblioteca personal, tenemos al alcance de la mano varias opciones disponibles dependiendo de lo que vayamos buscando.

Si priorizamos el espacio y no nos importa sufrir tiempos de carga elevados, la opción de compra más óptima pasa por un HDD mecánico; por apenas unas decenas de euros obtenemos cientos de GB e incluso varios TB. Si por el contrario nos obsesiona el rendimiento, queremos lo mejor del mercado y nuestro presupuesto así lo permite, los SSD M.2 NVMe son la joya de la corona.

Pero si nos encontramos en un término medio entre ambos tipos de unidades de almacenamiento, queremos buenas velocidades de lectura y escritura y una gran relación entre GB y euros, sin duda nuestra elección pasa por un SSD SATA de 2,5". Estos se acercan en rendimiento a los M.2 NVMe, lo que los hace estar a años luz de HDD mecánicos, y ofrecen bastante espacio a un coste relativamente contenido.

Esto hace que a día de hoy los SSD SATA de 2,5 pulgadas sigan siendo la opción preferida por muchos jugadores para instalar juegos y ampliar el espacio actual cuando se quedan cortos. Y no es de extrañar, ya que los tiempos de carga y transiciones de los títulos que alojamos en ellos son increíblemente rápidos. No ganamos en FPS ni en calidad gráfica, pero estos SSD ayudan a mejorar enormemente la experiencia de juego.

Sata 03

Por este motivo, y en el caso de que queramos ampliar nuestro PC gaming actual o de que estemos configurando un ordenador de cero y optemos por este tipo de almacenamiento, vamos a repasar qué aspectos deberíamos tener en cuenta para que la compra que hagamos sea lo más acertada posible. Y luego recopilaremos algunos de los modelos más interesantes que encontramos en el mercado a día de hoy, con opciones para todo tipo de usuarios y bolsillos.

Unidades de almacenamiento SSD SATA de 2,5": aspectos a tener en cuenta

  • ¿Por qué elegir un SSD SATA? Con la llegada de los SSD M.2 NVMe, su afianzamiento en el mercado de los "discos duros" y, por tanto, su progresiva bajada de precio, los SSD SATA van quedando poco a poco en un segundo plano. Entonces, ¿por qué decantarnos por un SSD SATA y no por un NVMe? Bien, optemos por uno u otro, notaremos una mejora de rendimiento brutal si los comparamos con los HDD mecánicos. Los NVMe ofrecen las mejores velocidades del mercado, y los SSD SATA se quedan un poco por detrás. De modo que si necesitamos un rendimiento excelente porque llevamos a cabo tareas súper exigentes, los primeros suelen ser los más recomendados. Pero como a nosotros lo que nos interesa es jugar e instalar títulos en ellos, en este ámbito no existe mucha diferencia entre SATA y M.2; en ambos casos los juegos vuelan, y los pocos segundos de diferencia que ofrecen unas unidades y otras llegan a ser incluso inapreciables en el día a día. Entonces, teniendo en cuenta el precio algo superior de lo NVMe, si nuestro presupuesto es ajustado pero no queremos renunciar a altas velocidades de carga, los SSD SATA son la opción más equilibrada del mercado.
  • Tamaño y conectividad. Mientras que los HDD mecánicos los encontramos en diferentes tamaños, así como ocurre con los NVMe, los SSD SATA cuentan con un diseño estándar de 2,5" que los hace ideales para todo tipo de equipos. Las cajas de PC de sobremesa suelen incorporar varias bahías de 2,5 pulgadas en los que instalar un buen puñado de estos SSD. Y los portátiles gaming habitualmente incluyen como mínimo un hueco adicional para este tipo de SSD. Son pequeños y con un peso súper contenido, lo que los hace ideales para todo tipo de equipos. Además, instalarlos no puede ser más fácil: se atornillan a la bahía de la torre o al chasis del portátil gaming con apenas cuatro tornillos estándar y se conectan a la placa base mediante el conocidísimo cable SATA. Cable que en el caso de portátiles gaming es algo diferente, pero que suele venir incorporado dentro de cada modelo.
Sata 02
  • Espacio disponible. Las dos grandes bazas que juegan los SSD SATA son el buen rendimiento y una capacidad relativamente amplia en la que instalar juegos de todo tipo. Así que, dependiendo de nuestras necesidades, debemos ir a por un modelo u otro. Si en el SSD SATA queremos instalar únicamente el sistema operativo, con uno de 256 GB iremos sobrados, e incluso permite añadir en él algún que otro juego. Pero si nuestra idea es la instalar decenas de juegos, ya compartan espacio o no con el sistema operativo, lo ideal para no quedarnos cortos más pronto que tarde es optar por unidades con, como mínimo, 512 GB. Y si rondan el TB o incluso más, mejor que mejor. A nuestra disposición tenemos SSD de 128, 256 y 512 GB, así como de 1, 2, 3, 4 TB e incluso más. A mayor capacidad, mayor precio, claro. Precio que además crece exponencialmente. Pero siempre que nuestro presupuesto nos lo permita, deberíamos ir un poco más allá y hacernos con un SSD de mayor capacidad de la que necesitemos en este momento. De este modo evitamos tener que actualizar próximamente y evitamos sudores fríos cuando nos llega una actualización para alguno de nuestros juegos con decenas de GB.
  • Rendimiento. Si por algo destacan los discos de estado sólido, ya sea en forma de M.2 como de SSD SATA, es por las geniales velocidades de lectura y escritura que ofrecen respecto a discos duros mecánicos tradicionales. Tanto es así, que más allá del mundo gaming, suponen un excelente modo de dar una segunda juventud a ordenadores y portátiles antiguos; el simple hecho de instalar el sistema operativo en ellos hace que todo vaya mucho más fluido y rápido. Y es una de las actualizaciones más económicas y con mejor resultado a corto plazo que podemos llevar a cabo en cualquier equipo doméstico. Esto, claro está, también se traduce en una mejora muy tangible a la hora de jugar. Y es que si antes nos tocaba estar esperando muchos segundos, en ocasiones minutos, en las pantallas de carga de algunos títulos (como ocurre con GTA V), al dar el salto a un SSD estos tiempos se reducen considerablemente. Como decíamos más arriba, un SSD no nos va a dar más FPS ni mejor calidad de texturas. Pero todo suma, y el hecho de que pase poco tiempo desde que hacemos doble clic en el icono de un juego hasta que estamos jugando en él mejora enormemente la experiencia de juego.
  • Precio. Por último, no debemos olvidarnos del factor precio. A día de hoy el mercado de los SSD ha bajado considerablemente. Hasta el punto de que hace que pueda no llegar a merecer la pena seguir usando HDD mecánicos por la poca diferencia de precio entre ambos, y el tremendo salto de calidad que supone el cambio. En este sentido, si el dinero no es problema y tenemos huecos M.2 libres en nuestra placa base, los NVMe son la mejor opción posible. Pero si queremos ahorrarnos unos cuantos euros a cambio de una pérdida de velocidad casi inapreciable en juegos, un SSD SATA es una apuesta más que segura. Además, por apenas unas decenas de euros podemos llevarnos a casa modelos muy buenos, con la garantía de fabricantes de renombre y con capacidad para añadir un montón de juegos.

Unidades de almacenamiento SSD SATA: modelos recomendados

Crucial BX500

Ssd 01

Crucial es un fabricante conocido por ofrecer diferentes soluciones de almacenamiento SSD, tanto en forma de unidades SATA como de NVMe. Este BX500 SATA de 2,5 pulgadas tiene un precio de 30,08 euros, nada mal para ofrecer 240 GB. Eso sí, con esta capacidad sólo nos cabe el sistema operativo y algunos juegos. Pero si queremos, por ejemplo, tener Call of Duty: Warzone y alguno más, deberíamos optar por SSD con más espacio.

Crucial BX500 240 GB CT240BX500SSD1 Unidad interna de estado sólido, hasta 540 MB/s (3D NAND, SATA, 2.5 Pulgadas)

SanDisk 240G Plus

Ssd 02

A un precio ligeramente superior, y del también conocidísimo fabricante SanDisk, se encuentra esta alternativa por 38,91 euros. También es de 240 GB, por lo que las opciones en lo que a instalar juegos son similares a las del anterior modelo.

SanDisk SDSSDA-240G Plus – Disco sólido interno de 240 GB, SATA III SSD, con hasta 530 MB/s

Samsung SSD 870 EVO

Ssd 03

Continuamos con, probablemente, de los mejores SSD SATA del mercado: el Samsung 870 EVO. Con un precio de 69 euros, cuenta con unas buenísimas valoraciones por parte de los usuarios, lo que lo hace una garantía de buena compra. En este caso damos el salto hasta los 500 GB, lo que permite instalar muchos más juegos incluso si lo hacemos junto al sistema operativo.

Samsung SSD 870 EVO - Disco duro interno de estado sólido, 500 GB, SATA 560 MB/s, 2,5", Negro

Kingston A400

Ssd 04

Por su gran relación calidad precio, este Kingston A400 es de los SSD SATA más vendido. Y es que por tan sólo 83,38 euros ofrece casi 1 TB de capacidad. Concretamente, 960 GB de espacio en los que, ahora sí, tenemos espacio de sobra para instalar prácticamente lo que queramos: juegos, aplicaciones, sistema operativo e incluso almacenar datos.

Kingston A400 SSD Disco duro sólido interno 2.5" SATA Rev 3.0, 960GB - SA400S37/960G

Crucial MX500

Ssd 05

También de Crucial, como el modelo que encabeza la lista, tenemos este otro MX500, de una gama superior. Tiene un precio de 91,90 euros y cuenta con un espacio de 1 TB. A lo que hay que sumar que, como sucede en el anterior Samsung, lo avalan una gran cantidad de reseñas positivas, así como el sello 'Amazon's Choice', que suele ser sinónimo de éxito de ventas.

Crucial MX500 1TB CT1000MX500SSD1 Unidad interna de estado sólido-hasta 560 MB/s (3D NAND, SATA, 2.5 Pulgadas)

SAMSUNG Pro

Ssd 06

Quienes busquen lo mejor de lo mejor tienen en este Samsung una opción ideal. Eso sí, a costa de los 412 euros que cuesta. Decíamos que según subimos de capacidad, el precio aumenta exponencialmente, y este es un claro ejemplo. Cuenta con 2 TB, lo que nos evita cualquier tipo de actualización a corto y largo plazo y con una fiabilidad fuera de toda duda.

SAMSUNG Pro - Disco Estado Solido SSD (2 TB, 560 megabytes/s) Color Negro

Western Digital Blue

Ssd 07

Finalmente, y perteneciente a la familia Blue de Western Digital (un pelín por debajo de la gama Black de este fabricante, la tope de gama) y para quienes necesiten mucho espacio, este SSD WD Blue es una gran alternativa. Con un precio de 425,54 euros, cuenta con nada menos que 4 TB de espacio; más que de sobra para que no tengamos que volver a preocuparnos por los GB de los juegos nunca más.

Western Digital Blue - SSD Interna 3D NAND SATA de 2.5 Pulgadas y 4 TB

Temas
Comentarios cerrados
Inicio