Instalar 3 tarjetas gráficas en un solo PC es posible sin SLI o Crossfire, pero ¿merece la pena jugar con tantas GPU?

Instalar 3 tarjetas gráficas en un solo PC es posible sin SLI o Crossfire, pero ¿merece la pena jugar con tantas GPU?
Sin comentarios

El mundo del PC es uno de múltiples posibilidades. Ya no hablamos solo de lo que se puede hacer en comparación con las consolas en términos de gaming, sino de cómo podemos probar diferentes configuraciones de sistemas para obtener el mejor ordenador posible.

No obstante, hubo una época en la que tanto AMD como NVIDIA lucharon por la idea de que el usuario de PC pudiera unir varias GPUs en un mismo ordenador como si fueran una sola. Estas tecnologías, Crossfire en el caso de AMD y SLI si hablamos de NVIDIA, se vendieron como la posibilidad de juntar 2 GPU —en el caso del SLI se pudo lograr hasta 4 vías— a una misma placa base mediante un puente de datos —una pequeña tarjeta que conectaba ambas GPUs para que no funcionasen de forma asíncrona— y combinar la potencia de ambas en pos de un mayor rendimiento, o eso decían.

Ahora, ambas han quedado en el olvido y muy pocos usuarios probaron sus bondades en sus sistemas, pero los compañeros alemanes de GameStar han querido tentar a la suerte, no con SLI o Crossfire, sino combinando 3 GPUs en una misma placa base para realizar pruebas de rendimiento. En concreto, la placa usada es una X570 Taichi de ASRock con 3 slots PCI Express en donde han conectado una RTX 2060 Super, GTX 1050 Ti y una Radeon RX 5500 XT de AMD.

Estos 3 componentes funcionan en paralelo en la misma placa base, pero no tienen una potencia combinada, es decir, no hacen uso del Crossfire o el SLI. Así pues, ¿cómo es su rendimiento? El primer banco de pruebas ha sido Windows en sí, es decir, sin ejecutar ningún juego y con los programas por defecto instalados. Como añaden, Windows puede funcionar con varias GPUs instaladas sin problema y el consumo en vatios ha sido de 70W con las 3 tarjetas conectadas en IDLE (en reposo).

De hecho, las 3 son reconocidas por Windows en el Administrador de Dispositivos y no parecen haber dado problemas a la hora de hacer uso del sistema de Microsoft. No han percibido ralentizaciones y tampoco cuelgues en el PC. No obstante, la cosa cambia cuando saltamos al mundo del videojuego. Mientras Windows reconoce las 3 sin problema, cada videojuego analizado optimiza las GPUs de forma individual.

Al no hacer uso del SLI o Crossfire, el rendimiento de las 3 no se compagina, por lo que cada título reconoce primero la GPU situada en la ranura PCI Express superior o el modelo directamente conectado al monitor o televisor. Aun así, Skyrim, Halo Infinite o Watch Dogs: Legion sí dejan cambiar la GPU desde el propio menú de configuración visual, aunque requiere reiniciar para aplicar los ajustes y poder jugar con la seleccionada. Estos 3 juegos analizados no se ven beneficiados de tener 3 tarjetas gráficas funcionando al mismo tiempo en un mismo PC.

Nvidia Sli
Si bien aún se puede seguir haciendo con las actuales RTX 30, el SLI dejó de ser relevante pasada la generación GTX 10

Por otro lado, A Total War Saga: Troy no permite cambiar entre tarjetas gráficas desde las opciones, solo detecta la principal, por lo que habría que entrar en la carpeta de ajustes del juego y cambiarlo manualmente. Más allá de eso, el rendimiento general del PC no se ve mermado ya que, como podíamos esperar, una vez seleccionamos la GPU desde el juego, ésta es la que realiza toda la potencia gráfica. Esto quiere decir que si bien es posible y no parece haber problema, es algo inútil teniendo en cuenta que el resto se mantendrán en reposo.

Temas
Inicio