Guía de optimización de Tales of Arise: exprime en PC uno de los mejores JRPG que hemos probado en los últimos años

Guía de optimización de Tales of Arise: exprime en PC uno de los mejores JRPG que hemos probado en los últimos años
2 comentarios

Creo que es justo decir que Bandai Namco ha dado en el clavo con Tales of Arise. En 3DJuegos, nuestro compañero Alejandro Pascual comenta en su análisis que es un subidón de calidad para la saga, y además uno que llega justo a tiempo para celebrar el 25º aniversario. Vamos, que nos viene que ni pintado. La mayoría de JRPG de sobremesa se hacen con PlayStation en mente, eso sí, así que ¿qué tal está la versión de PC?

De esa se ha ocupado un humilde servidor, y aunque siendo sinceros tengo muchas horas de juego por delante —es lo que tienen los análisis técnicos, qué se le va a hacer— por ahora veo claramente que es un juego bien encaminado en PC, con más pros que contras; y lo que es más importante, se deja disfrutar sin demasiados contratiempos. Hay algunos que debes tener en cuenta antes de empezar, ojo.

  • La compaibilidad con mandos es un verdadero engorro.
  • No puedes acceder al menú de configuración desde la pantalla del título.
  • Opciones algo limitadas para algunos parámetros importantes.
  • Debes usar Steam para cerrar el juego.

Si eres de los que desean exprimir hasta el último fotograma que su PC puede ofrecer, es probable que pases un mal rato saliendo y entrando del juego mientras haces pruebas. La buena noticia es que salvando estos inconvenientes, es un port bastante logrado. Hay opciones para la mayoría de parámetros en los que puedas pensar, y el resultado es bastante estable.

Requisitos de sistema

A continuación tienes los requisitos mínimos, que como puedes ver son realmente permisivos con cualquier equipo que ya uses para jugar en general: la GTX 760 es a menudo, de hecho, el mínimo absoluto para cualquier juego tridimensional moderno. No esperes más de 30-40 FPS.

  • SO: Windows 10 (64-bit)
  • Procesador: Intel Core i5-2300 o AMD Ryzen 3 1200
  • Memoria: 8 GB de RAM
  • Gráficos: GeForce GTX 760 o Radeon HD 7950
  • DirectX: Versión 11
  • Almacenamiento: 45 GB de espacio disponible

Bajo estas líneas tienes los requisitos recomendados, con la veterana GTX 970 en cabeza. De forma realista, podrás esperar un rendimiento muy similar de algo como una GTX 1660 si te has actualizado a esto para jugar a 1080p.

  • SO: Windows 10 (64-bit)
  • Procesador: Intel Core i5-4590 o AMD FX-8350
  • Memoria: 8 GB de RAM
  • Gráficos: GeForce GTX 970 o Radeon R9 390
  • DirectX: Versión 11
  • Almacenamiento: 45 GB de espacio disponible

Ajustes gráficos y técnicos de Tales of Arise

Tales of Arise está desarrollado en el motor gráfico Unreal Engine 4, que ha dado vida a infinidad de juegos a lo largo de los últimos años. Con una herramienta tan curtida, no es extraño que el equipo nipón lo tenga fácil para ofrecer varias opciones de configuración para personalizar la pantalla (modo de ventana, resolución, escala de resolución), la fluidez (sincronización vertical, límite de FPS) y numerosos efectos gráficos.

Tales of Arise (Bandai Namco)
Un nuevo shader ambiental gobierna el color y volumen del entorno.

A estas alturas, lo más probable es que estés familiarizado con la mayoría de estos últimos y no necesites demasiada ayuda, pero aquí estamos precisamente para los casos contrarios. Nos ponemos manos a la obra en un santiamén, pero antes de eso, tengamos las cosas claras: estamos ante un título donde el apartado artístico brilla por encima del músculo técnico. Los colores, las animaciones y secuencias de animación tradicionales, esa clase de cosas tienen un peso enorme, por encima de muchos parámetros.

¿Todo claro? Bien, veamos qué opciones tenemos y qué recomendamos.

MODO DE PANTALLA

pantalla completa, sin bordes o ventana

resolución

de 664p a 4K (sin formatos ultrapanorámicos)

sincronización vertical

S/N

límite de fps

60, 75, 90, 120, 144 o sin restricciones

calidad de los menús

media o alta

Flujo luminoso y brillo

S/N

Desenfoque de movimiento

S/N

Escala de resolución

50, 100 o 200

Suavizado de bordes

no, TAA, SMAA, TAA o SMAA

Calidad de sombras

baja, media o alta

Reflejos del espacio en pantalla

S/N

filtrado anisotrópico

bajo, medio o alto

Oclusión ambiental

S/N

Iluminación volumétrica

S/N

Sombras del espacio en pantalla

S/N

Iluminación general

S/N

Profundidad de campo

S/N

Optimizar y prescindir

¡Primera recomendación! Juega en la resolución nativa de tu monitor, a menos que de forma realista sea inviable (ej. tienes un monitor 4K y una GTX 660). En caso de disparidades como sea, en general viene mejor reducir la escala interna frente a elegir directamente otro recuento de píxeles. Hecho esto, prueba a ejecutar el juego en la mayor calidad posible. Activa todo, sin miedo, y examina el resultado haciendo un benchmark con MSI Afterburner u observando el contador de FPS interno de Steam.

Tales of Arise (Bandai Namco)

Durante tus primeras 1-2 horas de juego, toma nota de las situaciones donde la tasa de fotogramas se resiente más. Si es durante los diálogos, a lo mejor deberías desactivar la profundidad de campo. Si es en el mundo abierto, entonces puede que quieras atacar a las sombras. Ten en cuenta, también, que al igual que otros tantos JRPG Tales of Arise no te avisa del consumo de VRAM que estás usando.

Si tienes un presupuesto de memoria de vídeo muy limitado, ten en cuenta que la "calidad de sombras", que en realidad solo define su resolución en píxeles, es bastante prescindible. A diferencia de otros muchos juegos más realistas, Tales of Arise bebe en buena medida del shader ambiental del que hablábamos más arriba que define los entornos mucho mejor: puedes bajar ese parámetro sin miedo para ahorrar un ~5% de FPS a 1080p.

Bandai Namco ha prescindido de Denuvo: el rendimiento debería sentirse bastante sólido, incluso en procesadores modestos.

Desafortunadamente, el resto de elementos tienen un impacto muy contextual y a menudo, reducido; los reflejos y sombras del espacio en pantalla son buenos ejemplos. Las pocas veces que aparecen tienen un impacto mínimo en el rendimiento, por lo que a grandes rasgos la tasa es firme durante casi todo el recorrido que he usado para experimentar.

Tales of Arise (Bandai Namco)

En el hipotético e improbable caso de que tengas que activar un potato mode para jugar, aparte de las sombras también deberías probar a desactivar los parámetros del párrafo anterior así como la oclusión ambiental. Esto te debería dejar con una versión muy similar a la de PS4 a nivel visual, aunque manteniendo cierto respeto por los modelados 3D gracias al TAA (más rápido) y sobretodo al filtrado anisotrópico. Es una pena que el juego no indique abiertamente si el ajuste "alto" corresponde a x16 o x8.

Teniendo en cuenta que el juego es generalmente estable y que la mayoría de ajustes nos dejan poco espacio para operar si queremos preservar la estética mínimamente, ante cualquier irregularidad que haya quedado después de tener en cuenta estos consejos solo queda echar mano a una herramienta externa para cerrar Tales of Arise en 30 FPS, porque la pestaña de configuración solo deja reducirlo hasta 60 FPS. En ese caso —y solo en ese caso— activa el desenfoque de movimiento.

Para examinar el juego, he usado un equipo que lleva una RTX 3080 Founder's Edition suministrada por Nvidia, un i7 8700K y 16 GB de RAM. El resultado a 1080p supera con creces la barra de los 144 FPS en la mayoría de situaciones, aunque puede que quieras cerrarla manualmente en 60 porque durante las cinemáticas (y hay muchas de esas) no se puede ir más allá de eso.

Temas
Inicio