Final Fantasy 7 Remake es de lejos la mejor experiencia que he tenido en Steam Deck: si la tienes, el juego es una visita obligada
RPG

Final Fantasy 7 Remake es de lejos la mejor experiencia que he tenido en Steam Deck: si la tienes, el juego es una visita obligada

Tengo una relación de amor-odio con Steam Deck. El PC híbrido de Valve me llamaba fuertemente la atención por ideas como jugar a Monster Hunter a 60 FPS en un sistema portátil o compartir la partida de mis juegos favoritos entre varios ordenadores a través de la nube; pero el resultado ha sido algo menos benevolente de lo que me hubiera gustado porque muchos títulos de mi biblioteca arrastran problemas de compatibilidad con Linux o sencillamente no se sienten muy bien con los controles de la máquina o el tamaño de la pantalla —incluyendo algunos programas verificados. Dicho esto, me ha sorprendido ver que Final Fantasy VII Remake: Intergrade se mueve como pez en el agua en esta plataforma.

No acostumbro a probar cada nuevo juego en Steam Deck a menos que tenga especial interés por ver cómo funciona en dicho sistema, pero viendo que sus responsables nos habían prometido una "compatibilidad total" con aquella a través de una nota de prensa que acompañaba a la clave de review, me dio por instalarlo en la mía (pesa casi 100 GB, todo sea dicho, hacerle hueco cuesta lo suyo si no tienes almacenamiento adicional) y no me arrepiento en absoluto de hacerlo; de hecho, imagino que completaré buena parte de la aventura ahí mismo. ¿Qué me hace verlo de esta manera? Pues una mezcla de realidades técnicas y de diseño que, intencionales o no, me han dado una experiencia súper natural, casi nativa. El juego en sí tiene sus altibajos, y los fans parecen haber llegado al consenso de que la narrativa podría haber salido mejor; pero en términos de UX, es otro rollo.

Los botones de Steam Deck son algo más pequeños que los de un mando de Xbox y ubica sus palancas entre estos y la pantalla, razón por la que algunos juegos de acción se me hacen algo más inaccesibles que los de sus rivales. Devil May Cry V, por ejemplo, está verificado por los equipos de Valve, pero se me hace algo antinatural frente a la contraparte de sobremesa. Ocurre, sin embargo, que FF7 Remake tiene un sistema de combate que combina la acción con el rol; el tiempo se congela para facilitarle al jugador la tarea de elegir comandos (objetos, habilidades o magias) y muchas pulsaciones están simplificadas. Si en Elden Ring blandes el arma a dos manos con RB+Y para conseguir un 50% de fuerza adicional, aquí es tan simple como mantener el botón X para que Cloud ataque en área. La animación de rodar es algo más permisiva también, relegando la dificultad en cuestiones más estratégicas como dar órdenes a los miembros del equipo o intercambiar el control entre ellos.

Es bastante orgánico, por decirlo de alguna manera; no siento como si estuviera fuera de lugar. La interfaz, sin ir más lejos, tiene el tamaño perfecto para que no se vuelva extraño. No es una cuestión de legibilidad, sino de formato: la mayoría de juegos lanzados con plataformas portátiles en mente tienen menús simplificados, y casualmente el de este juego es súper visual —consultar las estadísticas de cada personaje, las debilidades de los oponentes o el equipamiento es bastante cómodo y de forma similar, asuntos como la navegación por el escenario, el tamaño o volumen de los subtítulos durante las secuencias de vídeo, la cercanía de la cámara o el nivel de detalle de los escenarios; todo eso anda cerca de lo que uno esperaría de un juego creado con este hardware en mente. Las cosas que no están tan perfeccionadas, por su parte, tienen fácil arreglo.

Final Fantasy VII Remake Intergrade

Por ejemplo, me fijé en que Final Fantasy VII Remake Intergrade "corre" a 720p y 30 FPS por defecto en Steam Deck, pero la GPU tiene un porcentaje de uso bajo. Eso puede ser útil para jugar durante más tiempo, pero yendo a la pestaña de ajustes he encontrado que subir a 1080p no tiene repercusiones notables en el rendimiento —y hablamos de una resolución de sobremesa para un juego de última generación, ojo. De hecho, sabiendo que el consumo de procesador es bastante bajo, también aconsejaría subir la cantidad máxima de NPC en pantalla hasta diez. El tema de los fotogramas es un poco más delicado: jugar a 60 FPS es posible, pero estabilizarlos no; he encontrado que las caídas a la zona de ~48 FPS son frecuentes, así que tal vez queramos dejar el asunto tal y como estaba en la configuración predeterminada. No deja de ser sorprendente, eso sí. Y siempre tienes las funciones internas de la máquina para ajustar las cosas un poco más tanto en los controles como en el rendimiento.

Cuando Final Fantasy VII Remake Intergrade se puso a la venta originalmente en 2020, mi compañero Alejandro Pascual de 3DJuegos (que ha jugado a esto mucho más que yo) llegó a la conclusión de que "FF7 logra profundizar en el arco de Midgar con acierto, expandiendo las causas y las consecuencias de plantar la mítica bomba en el reactor de Mako". A nivel personal, te recomiendo darle un tiento si buscas juegos para sacarle partido a tu Steam Deck, especialmente teniendo en cuenta que si te gusta lo más probable es que puedas seguir la historia con las aún no anunciadas adaptaciones a PC de FF7 Rebirth y la tercera parte.

Temas
Inicio