¿Por qué apenas hay juegos de estrategia clásicos en móviles? Age of Empires o Total War arrastran un problema, y no son los controles
Reportajes

¿Por qué apenas hay juegos de estrategia clásicos en móviles? Age of Empires o Total War arrastran un problema, y no son los controles

La estrategia, un género en el videojuego que ha mutado con una facilidad pasmosa. La estrategia más básica, como la conocíamos a finales de los 90 y principios de los 2000, ha recibido con los brazos abiertos a diferentes subgéneros como los city builder, simslife e incluso la acción por turnos como pudimos ver recientemente con Expeditions: Rome. Estos juegos han permeado en el género y lo han engrandecido, al fin y al cabo esta estrategia más "clásica" se habría perdido en el olvido si esto no hubiera ocurrido.

No obstante, el género se sigue concibiendo como uno único y exclusivo del PC. Si bien es cierto que el usuario de Steam, Epic Games, GOG o Ubisoft Connect suponen el target de las compañías, ejemplos Crusader Kings 3, quien recientemente se ha estrenado en consolas, o el añejo Age of Empires 2 que vio su oportunidad de colarse en la querida PS2, demuestran que no hay exclusividad alguna, ¿o sí?

Lo cierto es que la situación es muy curiosa. El género copa las tiendas digitales de Apple y Android, aunque no es uno que se lleve especialmente bien con los dispositivos móviles. La estrategia tal cual la conocemos en PC no ha llegado al móvil o ha perdido parte de su "encanto" en ese trasvase, pero, ¿por qué? La respuesta fácil sería la imposibilidad de trasladar los controles de PC a una pantalla táctil, aunque  sería quedarnos en la superficie. De hecho, hemos visto shooters importantísimos hoy en día de PCs y consolas como Apex Legends Mobile o el futuro Call of Duty: Mobile, con la celeridad que esos títulos exigen, por lo que copiar el formato de controles de la estrategia en móviles no debería ser un problema.

No es fácil, pero la gestión rápida y el beneficio instantáneo de un RPG ha permeado en la estrategia para móviles

Entonces, ¿dónde está la dificultad? Si bien es un cóctel de factores que difícilmente podemos simplificar, es el consumo rápido y la gestión propia de los RPG como un servicio de beneficio instantáneo. Franquicias como Total War o Age of Empires se cuecen a fuego lento; es muy fácil que la "acción" no comience hasta pasadas unas horas, con la mayor parte de las mecánicas aprendidas y cierto recorrido completado.

Esto trasladado al videojuego móvil es casi inviable. No hablamos de controlar grandes ejércitos, algo propio de la estrategia en tiempo real a gran escala, sino que la estrategia 4X también ha visto su núcleo jugable modificado para adoptar la progresión típica de los RPG, con una curva más larga de acción-recompensa en lugar de premiar la habilidad del jugador y el tiempo de juego.

Según el análisis de Alexa Friedman en Linkedin acerca del tiempo que dedicamos a jugar en dispositivos móviles, hay cerca de 2 mil millones de jugadores a nivel mundial y de media invertimos solo 23 minutos en jugar. Al adaptar el formato tan esquemático de progresión de un RPG, con acciones, habilidades o unidades bloqueadas a la espera de un desafío para desbloquearlas, proporciona una sensación de crecimiento y descubrimiento con cada sesión de juego ajena al juego de PC.

Este es el principal escollo de los juegos de estrategia en esta plataforma a la hora de dar el salto a móviles pero, ¿ha ocurrido al revés? Lo cierto es que esa permeabilidad del género ha hecho que el RPG de estrategia también ha dado el salto al PC, con malos resultados. El conocido como RPS (Role Playing Strategy), por su diseño está destinado a crear reglas simples de equilibrio, cuando comienzas a bloquear unidades detrás de la progresión o permites que se enciendan, crea un gran desequilibrio en el diseño.

Temas
Inicio