Un MMO de vikingos lleno de NFT colapsa y ha acabado su viaje con 1 millón en deudas, y todo por confiar en Luna

Un MMO de vikingos lleno de NFT colapsa y ha acabado su viaje con 1 millón en deudas, y todo por confiar en Luna
Sin comentarios

El futuro de los NFT en el videojuego dista de ser bueno. Tampoco regular o con vistas a mejorar, sino que estamos ante un pozo donde parece imposible que aquellos proyectos que apostaron por esta economía digital remonten. El caso de Northern Guild es tan curioso como el del ya mencionado Untamed Isles, y es que ambos comparten una peculiaridad: dos proyectos que han confiado en los tokens no fungibles y han acabado perdiéndolo todo.

En este caso, hablamos de otro juego independiente y de bajo presupuesto que buscó edificar toda su estructura bajo una criptomoneda: Luna, en este caso. El estudio Pixie Interactive habría decidido tomar la decisión de ampliar su capital base invirtiendo unos 800,000 dólares estadounidenses en criptomonedas y, posteriormente, perdiendo todo su valor en apenas un mes.

Si atendemos a la gráfica de Coin Market sobre el valor de Luna durante este año 2022, la criptomoneda alcanzó un pico de más de 116 dólares por cada uno de estos tokens. Una situación de bonanza para aquellos que decidieron invertir en ella tras varios meses de subida constante, algo que se truncó el pasado mayo, cuando Luna perdió el 99,9% de su valor, cayendo a mucho menos de 1 céntimo por cada Luna.

Una jugada a una carta donde los altos miembros del equipo habrían sacrificado toda la inversión de sus principales productores, la suya propia y la de todos los miembros del equipo con tal de comprar monedas Luna. Esta situación se ha tornado en desastre y, según ha compartido Martijn van Wezel, ex miembro del estudio Pixie Interactive, el equipo ha estado "viviendo una pesadilla, una tragedia por así decirlo" desde el pasado mayo.

Wezel relata que en junio, Pixie se enfrentó a una deuda de cerca de 1 millón de dólares, lo que condujo a las autoridades estadounidenses a embargar las propiedades asociadas al estudio e, incluso, llevó al cierre de su página web, inaccesible hoy en día. Poco después, todos los miembros de Pixie perdieron su trabajo y no han podido recibir una compensación económica por ello ya que, según comenta, el estudio está en bancarrota.


El ex trabajador tiene claro que los principales cabecillas de esta debacle, Wesley y Thom, han huido y no darán la cara

De hecho, no es solo que el propio estudio no tenga con qué pagar a sus ex trabajadores, sino que el propio Wesley Peeters, director ejecutivo del juego y uno de los que tomaron la decisión de invertir en criptomonedas, está personalmente en bancarrota. Una situación dificilísima que tanto el propio Wesley como Thomas Konig, CEO del estudio, habrían cosechado meses antes con costosos viajes de negocios con tal de buscar inversores fuera del equipo y, con ello, aumentar la cantidad de Lunas en sus bolsillos, algo que también dilapidó los fondos reservados para impuestos.

Tanto el propio Wezel como el canal de Discord del juego adelantan que "algunos miembros del equipo están trabajando para preservar la marca y el contenido de Northern Guild". Aun así, el comunicado de este ex trabajador acaba con un sonoro y tajante "Pixie Interactive ha muerto", por lo que parece que aún teniendo en su poder la licencia y el trabajo de un año, el estudio indie no levantará el vuelo.

Temas
Inicio
Inicio