Pocos juegos de gestión se sienten tan accesibles como este, y hablamos sobre todo un campamento militar

Pocos juegos de gestión se sienten tan accesibles como este, y hablamos sobre todo un campamento militar
Sin comentarios

Soy bastante cercano a los juegos de estrategia y gestión. De hecho, siento cierto atractivo por los tycoons aunque, siendo realistas, tampoco se me dan tan bien como podría pensar. Cities Skylines, por ejemplo, me ha robado —y yo de buena gana— muchas horas de mi vida, pero si pudierais ver las horrendas ciudades que creaba, los gremios de arquitecturas me lincharían. Por eso, con otro tycoon como One Military Camp me vinieron sudores fríos con cómo no sería capaz de gestionar un ejército, pero ha sido buenísimo conmigo y aquí va mi pequeña recomendación.

El estudio español Abylight Studios nos ha dejado probar una demo más extendida de la que podéis jugar en Steam ahora mismo y que solo os deja disfrutar de su tutorial. Una prueba algo amplia donde el estudio catalán planea poner su granito de arena en un género tan prolífico como el de la gestión y que, incluso, ha tenido su hueco en la Gamescom 2022 para darse a conocer.

Ahora que están hechas las introducciones, recupero lo "tonto" que me hacen sentir, a bien, los juegos de gestión. La gestión más básica al estilo Youtubers Life o Game Dev Tycoon—ambos centrados en la gestión de dinero, personal, recursos y demás con un despliegue más cercano a las tablas de Excel que a un juego— sí que ha tenido cierto calado en mí y me he sentido en mi salsa. La gestión de escenarios, por otro lado, me ha sacado de quicio y ha dejado claro que mi capacidad de organización o creación es nula.

Con One Military Camp ha sido amor a primera vista, o a primer clic, como queráis. La idea detrás de este juego es simple: construye un campamento con las mismas bases jugables que el más reciente Two Point Campus sin, claro está, combates o estrategias militares. Aquí hay que construir para que nuestros soldados no solo estén cómodos sino que puedan luchar contra el genio del mal que ha conquistado todos los continentes, menos el nuestro.

One Military Camp Impresiones

De base podrías pensar que no hay nada de especial en este juego si, como el ya mencionado Two Point Campus o Jurassic World Evolution 2, hay que tener cierta mano a la hora de crear instalaciones bonitas y funcionales, y si lo piensas, este artículo no valdría para nada. Aun así, One Military Camp me ha tratado muy bien y, sobre todo, ha tenido paciencia conmigo. ¿Cómo lo ha hecho? Lejos de haber interactuado con él a un rango de humano-máquina, el estudio afincado en Barcelona ha sabido que hay mucha gente como yo, y los tutoriales son tan ligeros, directos y, sobre todo, a un aliado, un icono en la interfaz con mini ayudas para no perderte.

Sí, puede parecer algo contrario de alguien que ya tiene sobrada experiencia en el género, pero ya no hablo solo por mí, que en ocasiones puedo andar perdido como cualquier otro, sino por los jugadores más novatos. Estos títulos tienen un abanico de edad muchísimo más amplio, y ese "mejor amigo" que te dice "¿Cómo hacerlo?" y despliega un tutorial ligerito con un vídeo acompañando el texto se merece un aplauso.

One Military Camp
Ese icono rosado ha sido mi mejor amigo sin dudar

Pocas veces tenemos en cuenta la accesibilidad. No, accesibilidad no es reducir la dificultad por mucho que ésto haya generado debate en el último RPG de FromSoftware. Por norma general, los tutoriales responden a un capítulo del juego que no se vuelve a repetir, o un pequeño vídeo o sección que tampoco podemos volver a ver. A veces tenemos ciertas ayudas en el menú, pero no con el mismo despliegue visual y simple que en el tutorial per se.

One Military Camp tiene otras muchas virtudes. El estilo cartoon entra por los ojos desde el primer momento; se percibe cierto toque cómico dentro de lo fatal de una guerra a nivel planetaria; hay muchas opciones para gestionar nuestro campamento; y hay un enorme potencial en sus posibilidades en la idea básica de gestionar y enviar a la guerra a nuestros soldados. Aun así, es esa pequeña ayuda la que me ha guiado a gestionar un campamento que yo mismo pensaba que sería una catástrofe y, al final, ha resultado que luzco genial haciendo de militar.

Temas
Inicio
Inicio