El nuevo RTS de los padres de Lost Ark recuerda a una saga ya desaparecida de un género pasado de moda, y me ha hecho feliz jugar

El nuevo RTS de los padres de Lost Ark recuerda a una saga ya desaparecida de un género pasado de moda, y me ha hecho feliz jugar
1 comentario

Ha llovido mucho, muchísimo desde que pudimos probar la última entrega de Empire Earth. Este RTS pertenece a una época pasada, una en la que el género de la estrategia aún se consideraba como algo novedoso y capaz de sorprender e innovar con propuestas que "se salían del tiesto". Parece que hablo de algo muerto, y casi podríamos considerarlo así ya que el RTS más tradicional ha dejado paso a una conjunción de ideas y conceptos que no han hecho sino evolucionar y hacer pervivir el género.

Es por ello por lo que Crossfire: Legion se me antoja tan añejo a pesar de haber salido al mercado la pasada semana. Gracias al equipo de Koch Media bajo el sello de Prime Matter y con la ayuda de Smilegate —padres de Lost Ark— he podido jugar a esta propuesta que bien podría calificar como un "Empire Earth cyberpunk" sin que me tiemble la mano y es que, aunque pueda parecer extraño, Crossfire: Legion no es más, pero tampoco menos. El título —perteneciente a una saga que inició en 1981 con Crossfire y recientemente se ha expandido con Crossfire X de Remedy Entertainment, padres de Alan Wake— no busca reinventar la rueda, claro está, quiere ofrecer algo con cierto toque clásico, que se juegue como antes, pero que se disfrute como siempre.

Es difícil lanzarse a Legion sin tener en mente que ésto lo has visto antes. Aun así, la idea detrás se sustenta con soltura, a pesar de encontrarse en acceso anticipado. Crossfire: Legion ofrece es un aperitivo de lo que vendrá después, con un modo campaña del que solo podemos acceder a su Acto 1, y sendos modos multijugador donde de verdad está la experiencia RTS más clásica.

Su modo historia pasa sin pena ni gloria. Al fin y al cabo, hablamos más bien de un modo tutorial adornado con una narrativa muy difusa y poco llamativa, pero, volviendo a lo anterior, el hueso duro de roer son sus modos multijugador. La experiencia es puramente Empire Earth, incluso me atrevería a decir que incluye un poco de Age of Empires y Company of Heroes, pero no quiero despegar la mirada de aquellos clásicos títulos de Sierra.

Como un buen "Empire Earth cyberpunk", Crossfire: Legion nos ofrece un mapa no muy amplio con ubicaciones aleatorias para cada uno de los jugadores. ¿El objetivo? Más allá del modo dominación, un clásico en este tipo de enfrentamientos online, he encontrado cierto placer en su modalidad  Mercancia, donde un total de 6 jugadores —aunque en el gameplay que corona estas líneas solo compito contra bots ya que hablamos de una versión previa al lanzamiento— deben controlar hasta 3 misiles nucleares y llevarlos a su terreno.

Crossfire Legion Impresiones

No es solo la mecánica del propio modo de juego, que tampoco busco desgranar al extremo aquí, sino la constante sensación de estar jugando a algo "pasado de moda". Este RTS ya no es tan popular hoy en día como lo era antes. Esa sensación de carrera contrarreloj donde extraer materiales para poder ampliar tu ejército, armamento o capacidades ofensivas y defensivas, se ha perdido en el camino; y recordar aquellos momentos ha esbozado una sonrisa en mi cara.

Pero, ¿solo vale para recordar viejos tiempos? Sería hablar con extremismos. Crossfire: Legion me ha sorprendido por cómo es y por lo que me ha hecho recordar, pero aún está en pañales. No es algo despectivo, aún queda cerca de un año para completar su desarrollo y su mecánica de ejércitos como barajas de cartas, donde cada unidad se decide previo al combate, es tremendamente llamativo, aunque con muchos peros. La cantidad de estos personajes es escasa hoy en día y el número de jugadores disponibles es reducido. Aun así, Crossfire: Legion, como título independiente de la saga, merece la pena ser revisado.

Temas
Inicio