Análisis Kitaria Fables: un juego de granjas donde la granja me sobra
Análisis

Análisis Kitaria Fables: un juego de granjas donde la granja me sobra

Ya sea el juego que sea, combinarlo con gatos puede ser uno de los mejores ganchos que existen, y es que, todo lo que tenga cara de felino atrae la atención a cualquiera. En mi caso, tengo una gran pasión por los juegos de recolección de materiales, simulación de vida, rol, todo lo que tenga que conllevar dedicarle horas y horas a crear y cuidar mi hogar. Pero, si introduces estos adorables animales, no puedo dejar de pensar en lo bien que me lo voy a pasar. Ese fue mi pensamiento en cuanto conocí Kitaria Fables hace unos meses, un juego de rol de acción con una apariencia muy atractiva y sí, con un gato como protagonista.

La elección de combinar diferentes géneros o añadir ciertas mecánicas en la jugabilidad, puede ser una mezcla que no cuaje del todo bien si lo que se quiere es abarcar demasiado. En el caso de Kitaria Fables, ocurre esto mismo. El desarrollador Twin Hearts junto con el editor PQube Limited han presentado un juego de rol de acción con combates en tiempo real junto con una simulación de granja más el crafteo de diferentes elementos, lo cual, para seros clara, no he plantado ni una sola vez en mi cultivo ni he prestado atención a nada que tenga que ver con el farmeo, salvo para aquellas misiones obligatorias. Simplemente me llegué a preguntar, ¿por qué agregar una rutina innecesaria a una gran aventura de acción?

Kitaria Fables y su misterio

En el caso de que no conozcas este título, en Kitaria Fables te pones en la piel de un felino llamado Miaurgan von Whiskers, quién ha aparecido para ser el protector de ‘Villa Patitas’ junto con su compañero Macarrón, una especie de cebolla rosa. Pensarás, ¿una cebolla? Sí, bueno, nunca llegué a identificar lo que era exactamente. La cuestión es, que el juego plantea una historia de un misterioso poder que ha vuelto para perturbar de nuevo y ha creado feroces monstruos para que ataquen a los habitantes de las ciudades.

Una historia que pasa a segundo plano

Tu misión es traer la paz a los habitantes, pero entre tanto paseo de arriba a abajo, misiones secundarias, recolectar, conseguir un buen equipo y buscar tu objeto necesario en el cofre adecuado, la historia pasa a un segundo plano. Sinceramente, aquí fue la primera sensación que me dio el juego cuando llevaba más de la mitad de la historia y ya no me acordaba de qué trataba, sino que necesitaba matar varios orcos para conseguir hierro, o matar árboles para conseguir savia. Sin embargo, sus creadores han añadido diferentes elementos que te ayudan durante tu aventura, prestando más atención a todo lo que tienes que hacer.

kitaria

Estos elementos son el mapa, el inventario y el registro de misiones. Tres opciones que son fundamentales para un juego de este estilo y que obviamente se utilizan en todo momento. En el caso del mapa, este está compuesto por pequeñas zonas, cada una con una temática diferente y que desbloqueas conforme vas avanzando en la historia. No obstante, se ha echado en falta un minimapa que marque determinadas ubicaciones para que no te sientas perdido. De otro modo, he tenido que abrir y cerrar el mapa decenas de veces y dar vueltas para adivinar el camino correcto para llegar a otra zona.

Además, el juego cuenta con un registro de misiones que te las explica muy detalladamente e incluso en el mapa te señaliza cómo completarlas. Asimismo, también tiene diferentes puntos de control y teletransportadores, estos últimos te llevan a un punto de control, pero no ocurre lo mismo al revés, lo que te tocará patear todo de nuevo con tus almohadillas.

fables

Mecánica innecesaria con un farmeo aceptable

Como bien os explicaba al principio, Kitaria Fables no es un juego que anime a buscar objetos y mucho menos a la simulación de granja, esto último prácticamente innecesario. Sin embargo, el diseño para conseguir objetos y mejores armas o armaduras o incluso para completar ciertas misiones, está bien implementado y no termina siendo tedioso como otros juegos similares, ejemplo de ello My Time At Portia. Si bien necesitas unas herramientas para poder crear tu campo de cultivo, el juego no te explica en ningún momento donde conseguirlas o donde crear este huerto, suerte que me puse a rebuscar cofre por cofre hasta llegar a mi pequeña base. Lo que, si termina siendo aburrido, es cambiar entre las herramientas dentro del inventario, ya que hubiese sido mucho mejor la creación de unos atajos específicos para cada una de ellas, similar a Animal Crossing.

Como bien sabrás, si recolectas bastante, no pararás de conseguir muchos materiales que no te entrarán en el inventario, por cierto, un inventario bastante pequeño. Y claro, tú te preguntarás, ¿y hay cofres? Sí, los hay, pero el sistema de almacenamiento no me parece cómodo, me explico. Hay diferentes cofres en las ciudades y en tu base que puedes utilizar a tu gusto. La cuestión es, que ninguno de los cofres guarda lo mismo, es decir, si por algún casual guardas cierto material en un cofre concreto y ha pasado horas de juego, tendrás que acordarte de dónde lo dejaste. Esto lo he notado más cuando quería craftear algún objeto de algún mercader y estos no te contabilizan los objetos que tienes en total, sino los que tienes en ese momento en el inventario, lo que hacía que me pusiese a buscar por todos los cofres.

fables

Combates sencillos con un toque de acción

Los combates en tiempo real dentro de Kitaria Fables son un sí, pero… Está claro que añadir acción a este tipo de juegos, ayuda a que no sea tan monótono y no todo se centre en obtener materiales, pero no han creado combates épicos o desafíos inigualables que te sea casi imposible de completar. Aun sabiendo que hay cooperativo local, el juego me lo pasé en solitario y no tuve ningún problema con ningún enemigo. Eso sí, es importante conocer los tres tipos de clases que te presentan para cambiar a voluntad: espadas, arcos y magia, y podrás ir personalizando tu armadura para que se adapte mejor a tu estilo de juego.

Y, aunque tienes un libro donde poder cambiar las habilidades y también un herrero para mejorar las armas, me centré en avanzar la historia con la espada mejorada una vez y la primera habilidad de magia que te dan, y no tuve problemas. Para que te hagas una idea de los combates, los enemigos estarán patrullando por las diferentes áreas, algunos te atacarán y otros no. Lo bueno que tiene el combate es que te señaliza el alcance de visión de los ataques que te van hacer, mientras que luchar con ellos es como dar golpes a un palo mientras esquivas de vez en cuando.

fable

Un mundo bello con una música vacía

Si hay algo de lo que Kitaria Fables tiene que presumir, es de su estilo visual. Gráficamente es un juego muy atractivo, que entra por los ojos y te hace disfrutar cómodamente de cada entorno, personajes e interfaz. El mundo que presenta está muy detallado y el hecho de que sean áreas pequeñas, consigue una inmersión superior. De hecho, cada enemigo estará adaptado a la temática de la zona en la que esté, pudiendo encontrar un gólem de piedra en bosques o gólem de hielo en las montañas.

Añadido a lo anterior, no he encontrado ningún bug o algún problema que me estropeara la experiencia, sino todo lo contrario, ha ido fluido, con una buena optimización y con soporte al mando de la PlayStation 4 en PC. Por otro lado, la música y los efectos de sonido no es algo de lo que llamase la atención, sino que se pueden convertir perfectamente en algo imprescindibles porque termina siendo aburrido escuchar una y otra vez la misma melodía.

fables

Para jugar, quiero ser un gato

Kitaria Fables conseguirá atraparte por una sencilla razón, serás un gato. Ahora en serio, este juego toca diferentes géneros, pero no se centra concretamente en uno, creando una simulación de granja completamente innecesaria y un combate en tiempo real que crea acción, pero es bastante sencillo. Sin embargo, su estilo de farmeo es correcto y gratificante a la hora de conseguir determinados materiales, añadido a la creación de diferentes elementos que ayudan en toda la aventura.

No obstante, lo más destacable que tiene es su estilo visual y la creación de entornos muy atractivos que te animarán a que esta aventura te entre por los ojos y quieras sumergirte en ella. Puede que no implemente bien algunas de sus mecánicas, pero su aventura es entretenida, aceptable en duración y te anima a que te detengas en las misiones secundarias para atraparte más tiempo. Si te gustan este tipo de juegos, Kitaria Fables no podrá faltar en tu biblioteca de Steam. Tan solo quedan unos días para poder disfrutarlo, Kitaria Fables se lanzará el próximo 2 de septiembre en formato digital en PC y en formato digital y físico para consolas.

Temas
Inicio