No conocía Cookie Clicker, pero ahora también ha arruinado mi vida: no puedo parar de jugar

No conocía Cookie Clicker, pero ahora también ha arruinado mi vida: no puedo parar de jugar
Sin comentarios

Hay sensaciones que son muy difíciles de explicar. Creo que Cookie Clicker, el nuevo fenómeno de Steam, es imposible de entender sin jugarlo y experimentarlo. No lo conocía hasta ahora, pero he caído en sus redes, como muchísimos jugadores en PC, y os cuento por qué debéis manteneros alejados de él si no queréis destrozar vuestra vida.

"Voy a comprar otra abuela". Creo que nunca hubiera pensado que esa frase saldría de mi boca, pero lo ha hecho. El culpable es Cookie Clicker, un videojuego que está de moda en Steam y está encandilando a los jugadores de PC. Hace unos días os conté que había superado su récord de usuarios simultáneos, con más de 50.000 personas. Mientras escribo esto, este número ya ha quedado atrás y la nueva cifra se sitúa en 62.486. Uno de esos jugadores he sido yo y, de hecho, tengo el juego corriendo en segundo plano mientras escribo estas líneas. Lo siento 3DJuegos y lo siento Webedia: darme la oportunidad de hacer este artículo solo ha servido para perderme.

Cookie Clicker es un idle game, un juego inactivo, un tipo de videojuego que se está popularizando en los últimos tiempos y que a mí ya me ha dado dos alegrías en 2021. Una es este juego que nos ocupa y otra es Loop Hero, que también pertenece a este tipo de títulos. En estos videojuegos, la acción principal sucede de forma automática y tú observas el devenir de las cosas, tomando decisiones puntuales. Cookie Clicker es aún más juego inactivo que Loop Hero y, sin duda, mi compañero Mario Gómez acertó al denominar a este juego de cocinar galletas como "un juego sobre perder el tiempo". Se ajusta muy bien a la realidad, pero una vez que lo entiendes, la sensación es muy diferente, porque a mí me está divirtiendo mucho.

Más galletas, más galletas, ¡¡más galletas!!

Cookie Clicker

Cookie Clicker nos pone al frente de una confitería en la que hacemos galletas con chocolate. Al principio, la forma más rápida de elaborar estas delicias es clickando con el ratón en una gran galleta (de ahí el nombre del juego). Solo eso. Al principio lo haces con una medio sonrisa preguntándote "¿pero qué diablos es esto?", pero de repente ves que con las galletas que tienes puedes comprar un click automático o una abuela. Todas las mejoras que vamos adquiriendo sirven para cocinar galletas de forma automatizada, sin hacer nada. De repente, empiezas a hacer una galleta por segundo sin ni siquiera tocar el ratón. Pero quieres más. Y más. Y llegas a 100 por segundo. Y te ríes. Pero quieres más. Siempre quieres más.

Decía en el párrafo introductorio que explicar lo que se siente al jugar a Cookie Clicker es difícil y, aunque solo puedo invitaros a probarlo por vosotros mismos, lo voy a intentar. Lo adictivo del juego es que te empuja a ver hasta dónde puedes llegar y hasta cuánto puedes subir el número de tu elaboración de galletas por segundo. Se alcanzan cifras absurdas en cuestión de dos horas, pero la cosa no se queda ahí, porque las cantidades solo aumentan sin parar. Las abuelas que tanto te ayudaron al principio ya no son la principal fuente de creación de este manjar y comienzas a construir granjas, fábricas, templos... Una infinidad de estructuras que fabrican una cantidad ingente de galletas por segundo porque, recuerda, siempre quieres más.

Más de 500 logros y 600 mejoras

Cookie Clicker

Conforme tu imperio avanza, las galletas empiezan a contarse por millones y entiendes perfectamente el poder de este juego inactivo. Lo tengo encendido hoy 7 horas ya y os aseguro que la mayoría de ellas ni lo he mirado. Dejas a todo tu equipo trabajando para que, cuando vuelvas, tengas muchas galletas y puedas invertir en nuevas construcciones para hacer más. Por si no fuera poco todo lo que puedes comprar en cuanto a edificios (que además necesitarás muchísimos de cada uno), el juego tiene más de 600 mejoras que vas desbloqueando para mejorar la producción y su eficacia, y también podremos ir subiendo de nivel con el paso del tiempo. Cookie Clicker tiene un punto estratégico, porque algunas decisiones sí tomaremos, y aunque pueda parecer en las primeras horas que nuestras acciones no pueden tener ningún punto negativo, esperad a que os aparezcan galletas de la ira o gusanos.

Además de todo eso, el juego tiene más de 500 logros que apetece sacarse, porque si el juego te atrapa, tu única obsesión es llegar lo más lejos posible. Cada pequeño hito es satisfactorio y es un paso más en la conquista del mundo. Sí, porque el juego tiene un constante toque de humor genial, y aparecen frases en la parte superior que te sacarán una carcajada en más de una ocasión. Tus galletas se vuelven tan populares que la humanidad las necesita, las quiere, vive por y para ellas. Nuestro producto es la razón de ser de muchas personas y es inevitable ver en todo el juego una crítica encubierta al capitalismo y a sus locuras. Igual estoy yo pensando demasiado, pero cuando te pones a pensar bien qué es lo que estás haciendo, las piezas encajan.

La fiebre por Cookie Clicker está justificada

Cookie Clicker
Abuelas cocineras en Cookie Clicker.

Cookie Clicker salió en 2013, pero esta versión de Steam de pago, que os costará solo 3,99 euros, es la más completa de las que se han hecho. Está claro que muchos jugadores no entenderán ni aceptarán su planteamiento y lo verán como una chorrada, ¡y es comprensible! Pero os puedo asegurar que tiene algo que engancha, que te hace seguir adelante sin parar. Mi hermana me vio jugando con cierta extrañeza y lo siguiente que pasó es que estuvo a mi lado durante una hora, embobada como yo, viendo lo que estaba pasando ante nuestros ojos. Ver subir la cifra de galletas elaboradas es adictivo y os recomiendo totalmente jugarlo, pero bajo vuestra propia responsabilidad: Cookie Clicker atrapa y rompe vidas, en el mejor sentido posible.

Temas
Inicio