Gastar 650.000 dólares en un yate digital puede sonar extraño, pero hacerlo en un juego NFT inacabado es todavía más curioso

Gastar 650.000 dólares en un yate digital puede sonar extraño, pero hacerlo en un juego NFT inacabado es todavía más curioso
Sin comentarios

Los NFT y el blockchain han llegado para quedarse en el videojuego. Esta afirmación es mía, sí, pero compañías tan grandes como Electronic Arts, Epic Games o Ubisoft se han posicionado a favor de esta práctica, por lo que su futuro en este medio de entretenimiento está casi asegurado. No obstante, los videojuegos con NFT aún están "en pañales" y no pasan de ser experiencias, la mayoría para móviles, donde la interactividad es mínima. A pesar de esto, un usuario ha visto la oportunidad y ha desembolsado 149 ethereums en un yate digital.

La cifra de 149 ethereums puede que os suene a poco —digo puede porque muchos usuarios aún no han dado el salto a las criptomonedas y no manejan estas cantidades—, pero se trata nada más y nada menos que de 650.000 dólares, algo así como 573.472 euros. Comprar un yate por menos de un millón de euros es una ganga, pero hablamos de "The Metaflower Super Mega Yacht", un complemento de un videojuego NFT llamado The Sandbox.

La embarcación es una auténtica locura: cuatro plantas, helipuertos en proa y popa, un jacuzzi en la planta principal y unas texturas que no parecen cargar nunca. Eso sí, ya que desembolsas una cantidad enorme de dinero, qué menos que una oferta. Así pues, el propietario de esta lujosa embarcación podrá acceder de forma gratuita a Fantasy Marina, un diminuto espacio dentro de The Fantasy Islands, la enorme isla donde se emplaza el videojuego The Sandbox.

Dentro de este curioso metaverso, sus creadores admiten que este yate se trata de un "megayate de ultralujo único, un conjunto de NFT de lujo diseñado para The Sandbox con todos los detalles". A pesar de ello, el "Metaflower Super Mega Yacht" podría no ser el NFT más caro del juego y podría quedar desbancado próximamente cuando se lancen a la venta nuevos packs de tokens que, según adelanta el medio HypeBeast, incluyen villas de lujo, islas privadas, motos acuáticas o incluso embarcaciones algo menores para no hacer sombra al "Super Mega Yacht".

Lo más curioso de esta noticia no es tanto el enorme desembolso en un NFT, sino que estamos ante un videojuego inacabado y que supone una serie de ideas lanzadas al azar para crear un metaverso. De hecho, no parece haber ningún interés por hacer el juego atractivo más allá de servir como un escaparate para assets creados en Voxel que vender por miles de dólares. Por ejemplo, si atendemos a su página web podemos encontrar una coqueta piscina por 2.835, o la skin de una profesora por 15.615 dólares, pero ojo, de esta última solo queda una a la venta.

Temas
Inicio