IKEA amenaza por vía legal a un videojuego de terror hecho por una sola persona

IKEA amenaza por vía legal a un videojuego de terror hecho por una sola persona
Sin comentarios

En el mundo de los videojuegos, estamos acostumbrados a ver todo tipo de tejemanejes legales, y aun así todavía nos sorprendemos. Hoy toca hablar sobre IKEA, una compañía que no tiene peso en el mundo del videojuego, pero que ha querido ponerse en acción contra un título indie de miedo.

Y es que The Store is Closed, un videojuego independiente de supervivencia y terror cuya historia sucede dentro de una tienda de muebles maldita está en el apunto de mira de los abogados de la firma sueca. Las similitudes con la marca de muebles no han gustado a sus representantes legales.

Desde el portal anglosajón Kotaku, hemos podido saber que a Jacob Shaw, el desarrollador detrás del juego, le llegó, sin esperárselo, una carta de los abogados de Ikea en Nueva York. En esta, se decía que el título utiliza, sin autorización de sus clientes, imaginería de su marca, como el logo azul y amarillo, camisetas parecidas a las de sus empleados, un camino gris a seguir en el suelo como en las tiendas y muchos muebles que se parecen y que tienen nombes parecidos a los del catálogo de la tienda sueca.

Por su parte, Shaw dice que los muebles no fueron diseñados pensando en Ikea, sino que son un paquete de accesorios genérico que compró para hacer el juego. Por otro lado, pese a que el logo de la tienda se parezca al del Ikea, no se menciona el nombre de la corporación en ninguna parte.

Ikea también argumenta que el juego se aprovecha o hace daño a su marca por la asociación que la prensa ha hecho de ambos productos. Con un montón de titulares que, para promocionar el juego, lo llamaban “el juego de terror de Ikea” o similares, ahí es donde dicen que el título les está dañando, especialmente si tenemos en cuenta los comentarios de los lectores.

En la carta de los abogados, se le ha dado a Shaw 10 días laborales para cambiar todo esto, a no ser que quiera ir a juicio por ello. Teniendo en cuenta que Ikea ingresa miles de millones de dólares al año, y que Shaw hizo un Kickstarter para su juego en el que sacó algunas decenas de miles, es bastante improbable que decida tomar la vía legal.

Temas
Inicio