La batalla legal de Riot Games llega a su fin: un acuerdo zanja las demandas por discriminación, abuso y acoso sexual

La batalla legal de Riot Games llega a su fin: un acuerdo zanja las demandas por discriminación, abuso y acoso sexual
Sin comentarios

3 años han pasado ya desde que comenzase la batalla legal contra Riot Games, los creadores de obras tan populares como League of Legends o Arcane. En un caso que ha sido clave para ir destapando más y más abusos dentro de la industria del videojuego, la compañía fue acusada de discriminación, acoso y malas conductas sexuales.

Un año después de la demanda colectiva, en 2019, la empresa accedía a pagar 10 millones de dólares en daños a las denunciantes, pero esto parecía no ser suficiente. El DFEH (Deparment of Fair Employment and Housing) de California decidió intervenir y bloquear el acuerdo, alegando que no era suficiente y pidiendo una compensación de 400 millones de dólares.

Hoy, tras más de 36 meses de batalla, parece que los litigios se han acabado. Riot ha ofrecido pagar 80 millones de dólares de compensación, además de otros 20 para cubrir los gastos legales las acusaciones. Esto se aplicaría a todas las personas que se identificasen como mujeres y trabajaran en la empresa desde noviembre de 2014 hasta el momento.

Según la información del Washington Post, alrededor de 2300 empleadas y contratistas se podrían beneficiar de esta compensación, siendo esta proporcional al tiempo trabajado dentro de la compañía. Por otro lado, algunas denunciantes individuales ya habrían llegado a acuerdos independientes con la compañía, y no está claro de si podrán beneficiarse de esta indemnización.

"Este es un gran día para las mujeres de Riot Games (además de para las mujeres de todas las compañías de videojuegos y tecnología), quienes se merecen un espacio de trabajo libre de acoso y discriminación. Apreciamos la introspección y el trabajo que ha hecho Riot Games desde 2018 para convertirse ena compañía más diversa y exclusiva" ha comentado Genie Harrison, representante de la demanda.

Por su parte, desde la empresa han emitido el siguiente comunicado: “Hace 3 años, Riot estuvo en el ojo del huracán en nuestra industria. [...] Tuvimos que enfrentarnos al hecho de que, pese a nuestras mejores intenciones, no habíamos estado a la altura de nuestros valores. Como compañía, estábamos en una encrucijada: podíamos negar las carencias de nuestra cultura o podíamos pedir perdón, corregir nuestro rumbo y construir una mejor Riot. Elegimos la última opción. Mientras que estamos orgullosos de lo lejos que hemos llegado desde 2018, también debemos responsabilizarnos por el pasado."

Esto, además, viene con una condición: un ente externo estará monitorizando a la empresa durante 3 años para asegurarse de que recursos humanos cumple con su cometido. Por último, también habrá mucha transparencia a la hora de dar equidad a los salarios y se deberá tener mujeres de grupos infrarrepresentados durante los procesos de selección para evitar cualquier tipo de discriminación. 

Ante este tipo de casos, es imposible no pensar en la situación de Activision Blizzard. Viendo los extremos a los que ha llegado la compañía de World of Warcraft y Call of Duty, queda bastante patente que, mientras que este tipo de situaciones se sigan dando, habrá dos caminos que tomar y solo uno lleva al progreso.

Temas
Inicio